ABUSO SEXUAL EN MENORES

14.03.2014 15:01

CAPITULO 1

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

  1. ANTECENDENTES

               En este apartado abordare algunos antecedentes de diferentes países sobre la problemática social de abusos sexuales a menores por parte de maestros;  información proporcionada por los medios de comunicación, como la prensa, internet y algunos programas sociales que fueron creados con el propósito de proporcionar ayuda a las victimas e informar del asunto a la sociedad para la prevención del delito de abuso sexual a menores.  Así mismo,  enunciare algunos estudios e investigaciones de profesionales que han dado impulso y realce  a lo que todavía en nuestros tiempos es un tabú el “Abuso Sexual en contra de menores”, pues aunque no existe basta información sobre el abuso sexual que comenten los docentes sobre los menores en edad de preescolar y primaria, si podemos contar con las investigaciones realizadas sobre el delito que nos ocupa.

               En el año dos mil, la corresponsal María Pérez Conchillo, realizó una recopilación de noticias publicadas en la prensa sobre abusos sexuales a menores únicamente de los años 1988 y 1999, en los que se destacan las siguientes noticias:

             En la localidad de Santibañez Zarzaguda, se acusó a una maestra de 52 años del Colegio Virgen de las Heras por infligir malos tratos y abusos sexuales a seis niños de entre tres y cinco años de edad, los padres sospechan que los abusos comenzaron desde el inicio del ciclo escolar, ya que los niños no querían ir a la escuela. Ante esta situación el Director Provincial del Ministerio de Educación y Cultura (MEC), Fernando Rodríguez Porres, manifestó que nunca tuvo conocimiento de los abusos ni malos tratos que solo sabía  que existía desavenencias entre la profesora y algunos padres de familia, por lo que su solución fue decir que abriría un expediente para investigar los hechos, por otro lado la profesora denunciada solicito su cambio a otro centro educativo.

En Valladolid, España, se condenó a cuatro años de prisión a un profesor del Colegio Público denominado “Nuestra Señora de la Merced”, por abusar sexualmente a dos alumnas de siete y ocho años de edad y se le impuso una multa por 20.000 pesetas por una falta de vejaciones por tocamientos a otra menor. Las niñas confesaron a sus padres que fueron objeto de los abusos durante los tres primeros trimestres del curso 97-98 en horario lectivo y en la propia aula. Desde que ocurrieron los hechos, las menores han tenido que recibir asistencia médica debido al fuerte trauma sufrido.

El Juzgado de Primera Instancia y de Instrucción  del  municipio de Torrelaguna a la guardia Civil ordenó la detención a un monitor Deportivo (maestro de educación física), tras la denuncia por abuso Sexual a una menor de cinco años del municipio de Venturada,  Al parecer, los padres de la niña sospecharon del monitor cuando la pequeña les contó que la había tocado durante unos juegos, a su vez el monitor a quien se le conoce como tito, presentó una denuncia por calumnias en contra de los padres de la niña.

La Asociación de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales informó que en 1998 se produjeron en Madrid 1.184 denuncias por agresiones sexuales a mujeres y niños, es decir, 23 a la semana. El 36% de esos delitos lo sufrieron los menores de edad, o sea, ocho cada semana, algo más de un niño al día. Los datos de este año llevan el mismo camino.

Los números están basados en denuncias oficiales, pero la realidad es inabarcable y más abultada. Nadie sabe cuántas agresiones sexuales se producen en la actualidad, porque el miedo silencia a muchos menores y algunas complicidades familiares esconden durante años este infierno infantil.

Se revelaron datos por el organismo de control en un informe que recoge las cifras oficiales sobre la seguridad en Bogotá, en el que se informó que en el año 2009 3,562 niños y niñas fueron abusados sexualmente y lo alarmante es que cada vez es más frecuente en la primer infancia, de esa cifra se deriva que la gran mayoría de los delitos fueron cometidos por agresores con identidad desconocida, seguida por padrastros, amigos o padres.

        Como se puede observar de las anteriores noticias, se desprende que los menores que han sido víctimas de sus maestros oscilan de entre los 3 años a los ocho años, edad en que los menores son más inocentes, vulnerable y físicamente débiles.

            A continuación me referiré a algunos estudios e investigaciones de profesionistas que de alguna manera han sido pioneros en el tema, pues aunque el abuso sexual por parte de un maestro en contra de sus alumnos no ha sido un delito nuevo,  si no que ha sido por años oculto, ya sea, por falta de información, ignorancia o vergüenza.

             Un trabajo publicado por una  revista del Instituto Médico de Sucre año LXIV NO. 115, titulado,  Maltrato y abuso sexual infantil, problemas clínicos, preventivos y terapéuticos, realizado por Pr. J.A. Serrano Mercado y Lic. M.Verónica Serrano Bascopé . Nos señala que la violencia ejercida sobre el niño existe probablemente desde los albores de la historia humana y que el interés por el abuso sexual es aún más reciente, en torno a los años 70, quizás porque en ciertas culturas, las relaciones sexuales con menores de edad ha sido y es tolerada y a veces objeto de mercancía.

        El estudio realizado por ERIC Digest. Sobre abusos Sexuales por parte de los empleados de colegio, nos señaló que el problema de las conductas inmorales por parte de profesores, administradores y otros empleados en los colegios, en la última década ha cobrado gran  importancia. Digest en su estudio cita a los autores Charol Shakeshaft y Audrey Cohan, quienes clasifican el comportamiento inmoral en tres niveles. En el nivel I, la inmoralidad sexual incluye el comportamiento sin contacto, como el exhibicionismo o la exposición de fotografías sexuales; además incluye el tratamiento cariñoso, el tocar, los besos y los abrazos libidinosos. El nivel II también es un comportamiento de no contacto que incluye comentarios sexuales, provocación y preguntas sobre el comportamiento sexual de los estudiantes. El nivel III es un comportamiento de contacto que incluye todo tipo de contacto sexual y genital que la sociedad reconoce inmediatamente como inmoralidad sexual. Por otra parte el Departamento de educación de derechos civiles de los Estados Unidos (U.S. Department of Education's Office of Civil Rights (OCR) ofrece ejemplos de legitimas formas de tocar que no son sexuales, como por ejemplo: un entrenador de enseñanza media que abraza a un estudiante que marca un gol; un profesor de kindergarten que utiliza los abrazos para consolar a un niño con una rodilla raspada. Sin embargo, un profesor que repetidamente abraza y pone sus brazos alrededor de los estudiantes bajo circunstancias inapropiadas puede crear un medio ambiente hostil.

La revista Education Week realizó un estudio de seis meses desde marzo hasta agosto de 1998. El estudio identifico 244 casos de conducta sexual inmoral que iban desde 'toqueteo' no deseado hasta 'relaciones sexuales llevadas a cabo por años y violación reiterada' (Caroline Hendrie, 2 de diciembre de 1999). Siete de cada diez sospechosos fueron profesores, aunque directores, conserjes, choferes de buses y bibliotecarios también fueron acusados. Las autoridades llegaron a la conclusión que solo dos de todos los casos reportados fueron inventados por los alumnos.

En un estudio de 1993 hecho por la Asociación americana de la mujer universitaria (American Association of University Women (AAUW), 25% de las mujeres y 10% de los varones entre los grados 8 y 11 dijeron que habían sido molestados de una u otra manera por funcionarios del colegio. De aquellos que dijeron que habían sido molestados sexualmente, solamente el 7% reportaron el incidente a algún profesor y solo el 23% informaron el incidente a sus padres. De tal manera que la falta de denuncia puede enmascarar la severidad del problema.

En uno de los periódicos de Estados Unido de Norteamérica, denominado “Prensa Latina las Vegas” se publicó el nueve de marzo del año actual, que en Heppenheim, Alemania en los años 1970 y 1985, algunos menores fueron usados como “sirvientes sexuales” por maestros durante los fines de semana. en la renombrada escuela alemana Odenwald, en la localidad Heppenheim del estado federado de Hesse, y que en la actualidad Se tiene conocimiento de 24 casos, 23 hombres y una mujer”, al momento se sospecha de tres profesores, y para esclarecer los hechos el colegio, que tiene una tradición de 100 años, enviará cartas a los cerca de 900 alumnos que cursaron estudios en ese periodo, aun no se sabe de sanción alguna por parte de las autoridades judiciales y educativas.

Una corresponsal de Orizaba, Veracruz, Laura Castro Medina, señalo: “…Durante los últimos siete años, al menos un centenar de casos de abuso físico y sexual contra alumnas y alumnos han sido denunciados por la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Veracruz y por la Asociación Estatal de Padres de Familia, pero las autoridades sindicales e incluso las educativas han protegido a los infractores, quienes como “castigo” sólo fueron removidos a otra plaza laboral.”

A continuación citaremos dos casos reales de delitos sexuales cometidos en agravio de menores en edad, de preescolar, por parte del docente frente a grupo, ocurridos es el estado de Zacatecas.

 

PRIMER CASO.Se público en la prensa, se llevó acabo en un jardín de niños del Municipio de Guadalupe, Zacatecas, en el año dos mil cuatro.

Cuando una señora denunció  al maestro de Educación Física, por el delito de atentados a la integridad de las personas, en agravio de su menor hija. Pese a que el Ministerio público  ejercitó la acción penal en contra del maestro, solicitando la orden de aprehensión, sin embargo, puesto que el delito de atentados a la integridad en el Estado de Zacatecas no está contemplado como un delito grave, el maestro solo exhibió una caución y salió bajo libertad provisional. Hecho que no le generó ningún problema al maestro, y posteriormente  la Secretaría de Educación y Cultura lo cambia de escuela.

 

SEGUNDO CASO.-Sucedió en Fresnillo, Zac. En el Jardín de Niños denominado “Emiliano Zapata”.Dos madres de familia denunciaron al maestro que se encontraba al frente de un grupo de segundo grado de preescolar, por el delito de atentados a la Integridad de las personas, ya que dicho maestro agredía sexualmente a sus menores hijas, que a decir de las menores no solo a ellas sino a mas compañeritas, de las cuales las madres no denunciaron. Los hechos sucedieron en el año dos mil cuatro y hasta mayo del dos mil ocho se sentenció al maestro, con una pena privativa de la libertad por un año,  y se ordena suspenderlo del ejercicio de sus funciones por cinco años. Sin embargo en la misma sentencia se le concede al sentenciado los dos beneficios que el juez puede conceder, dejando sin efecto la pena privativa de libertad y la suspensión del ejercicio de sus funciones a que fue condenado.

El delito de Atentados a la integridad de las personas es uno de los  ilícitos que se consideraban como menos graves, hasta antes de las reformas de Junio del presente año, realizadas al código penal de Zacatecas).

Para este caso también por parte de la Secretaria de Educación y Cultura, no se destituyó al maestro, no se le amonestó ni tampoco se levanto constancia de lo que el maestro hizo en ese jardín de niños, y lo premiaron al cambiarlo de Jardín de niños ubicado en otra colonia.

Hasta en el año de 1989 la sociedad en general, observamos un logro para la defensa de la niñez, ya que en ese año se celebró la firma de la Convención de Naciones Unidas por los Derechos del niño y la Cumbre Mundial de la Infancia (1990)-, por lo que diferentes países del mundo, y en particular los del mundo occidental desarrollado, han elaborado progresivamente políticas de detección, de prevención y de tratamiento, de denuncia y de sanción de aquellas relaciones intrafamiliares en las cuales predomina la violencia, el maltrato o el abuso sexual. Se entreteje así una estructura psico-médico-social y legal ciertamente funcional pero no exenta de malentendidos y de paradojas.

             En la mayoría de países se han organizado servicios, hospitalarios o extrahospitalarios, públicos o privados, universitarios o no, en los cuales se busca prevenir los daños y disminuir la gravedad de las secuelas del maltrato y del abuso sexual del menor (Bowman, 1985; Calam y Slade, 1989; Deschamps, 1992; Goldfarb, 1987; Jehu, 1988; Palmer y col, 1990; Waller, 1991, 1992). Estas secuelas se expresan tanto a través de diversos cuadros psicopatológicos, como en la transmisión transgeneracional de la violencia familiar (Farrington, 1978, 1991) y por ende del maltrato y del abuso sexual.
        Finkelhor y Korbin (1988) han precisado las características del contacto sexual abusivo adulto/niño. Se trata de: 1.- Todo contacto sexual entre un adulto y un niño sexualmente inmaduro, con el propósito, para el primero, de obtener una gratificación de índole carnal. 2.- Todo contacto sexual con un niño mediante el uso de la fuerza, de la amenaza o del engaño. 3.- Todo contacto sexual con un niño incapaz de dar su consentimiento ya sea por su corta edad o por el poder y la autoridad (económica, psicológica o moral) del adulto.

            El impacto psicológico del abuso sexual, dentro de las observaciones clínicas se describe como reacciones a corto plazo y las secuelas a largo plazo. Las reacciones a corto plazo están relacionadas con la vivencia inmediata del traumatismo. Las manifestaciones ansiosas son frecuentes. Los niños experimentan un sentimiento de inseguridad, se muestran atemorizados, huidizos; temen la presencia del adulto de sexo masculino; evitan las situaciones análogas al traumatismo, o desarrollan a veces verdaderos estados fóbicos e incluso de pánico. La ansiedad se acompaña de síntomas depresivos tales como la tristeza, la culpabilidad, la vergüenza o las reacciones de cólera. Las adolescentes se muestran a veces incapaces de elaborar y de comprender la situación de abuso, el cual es sometido de éste modo a una especie de represión. Las manifestaciones ansiosas y depresivas modifican el comportamiento cotidiano del niño abusado a nivel del sueño, de la alimentación, de la actividad escolar y social. Las perturbaciones del sueño consisten en dificultades para dormir, insomnio, interrupción del sueño y pesadillas. Las pesadillas “reviven” a veces la situación traumática, la cual puede ser también “visualizada” durante el día, mediante fenómenos de pánico o de reviviscencia oniroide del traumatismo. Se observa también trastornos de la alimentación tales como la anorexia o la bulimia compulsiva (cfr. Waller, 1991, 1992), las cuales tienden a cronificarse. A nivel escolar suelen presentarse modificaciones bruscas en el rendimiento y dificultades de concentración en contraste con un estado de hipervigilancia frecuente en éstos casos. Las reacciones a corto plazo corresponden al Trastorno descrito por la DSM IV como Estado de Estrés Post Traumático.

A través de los años se han realizado diferentes estudios psicológicos que nos demuestran, causas, consecuencias y secuelas que los delitos sexuales dejan en los menores de edad. Uno de ellos el el siguiente trabajo que realizó el Psicólogo Jurídico Gilberto Aldana Sierralta, de Venezuela, quien señala que los primeros años de edad en los seres humanos incluyendo hombres y mujeres son determinantes en el desarrollo de personalidad que el individuo pueda tener en la edad adulta, por lo que de esta premisa parte la importancia de la investigación del psicólogo, pues es sus trabajo  hace énfasis en  preservar la estabilidad psicológica de niños y adolescentes.

El abuso sexual al menor es un delito que trae consigo consecuencias en la victima,  no solo a corto plazo, sino que las secuelas estarán presentes  después de varios años, dañando los ámbitos  psicológicos, conductual, fisiológica y social del individuo. Situaciones que un jurista deja de lado, solo basándose en las leyes.

 

            El trabajo del psicólogo Venezolano ya es un avance más en cuanto a este tema, pues como se da dicho hay varios estudios en cuanto a las secuelas que dejan los delito secuelas cometidos por un maestro en un niño, pero el  ámbito legal no se toman en cuenta estos daños psicológicos, sin embargo este trabajo ya va en dirección de la importancia que tiene la acción de un psicólogo jurídico dentro del campo legal que las actividades serian la asesoría a jueces o fiscales pasando por abogados en cuanto al comportamiento y pronóstico de rehabilitación del sujeto que haya cometido abuso sexual infantil, así como las sugerir los tratamientos adecuados de la victimas aminorando las secuelas que pudieran acontecer a lo largo del tiempo.

 

            En Venezuela ya se esta trabajando para que el psicólogo jurídico tenga un lugar relevante en los órganos administradores de justicia. Tal fue el caso, del "Primer Congreso Latinoamericano de Psicología Jurídica y Forense".

 

            1.2.- DEFINICIÓN DEL PROBLEMA.

            Según el autor Roberto Hernández Sampieri, señala en su libro de Mitología de la Investigación que la definición del Problema, es el primero y más importante de los pasos de todo proceso de investigación; por lo que el presente trabajo y considerando los antecedentes antes descrito,   desde tiempos muy remotos y hasta la actualidad los maestros que han cometido delitos sexuales  en contra de los menores en edad de preescolar y primaria no han sido destituidos definitivamente de sus cargos, pues en algunos casos ni siquiera llegan a pisar la prisión,  en el caso del estado de Zacatecas, el Código Penal no posee un artículo en el que se ordene la destitución definitiva de los maestros que hayan cometido dichos ilícitos. Tal vez, por que nos se ha tomada conciencia de la magnitud del daño que ocasionan estos delitos en contra de los menores. 

1.3.- PREGUNTAS DE INVESTIGACION.

En  este apartado, se pretende dejar en claro preguntas relacionadas con el proceso de la investigación  y que aportaran información de manera individual.

 

 1.3.1.- PREGUNTA PRINCIPAL

 

  ¿Cual es el impacto que tendría en la sociedad la destitución de los maestros que hayan cometido un delito sexual en contra de sus alumnos en edad de preescolar y primaria en el estado de Zacatecas?

 

1.3.2.-  PREGUNTAS SUBORDINADAS.

1.- ¿Cuántos maestros masculinos imparten clases en preescolar y primaria en el estado de Zacatecas?

2.- ¿Cómo se contempla en la legislación Zacatecana los delitos sexuales?

3.- ¿Cuáles son las secuelas de un delito sexual en los menores?

4.- ¿Cuál es el trastorno o enfermedad que presentan los maestros que cometen un delito sexual en contra de sus menores alumnos?

5.- ¿Cuál es el comportamiento del maestro agresor?

6.- ¿Quiénes son las victimas frente a un delito sexual en contra de menores?

7.- ¿Cómo se castiga a los maestros una vez que cometieron un delito sexual en contra de sus menores alumnos?

8- ¿En Zacatecas Cuáles son los dictámenes periciales que se requieren en un delito sexual en contra de  menores?

9.- ¿Qué piensa la sociedad acerca de los delitos que se cometen en agravio de menores en edad de preescolar y primaria?

10.- ¿En Zacatecas a que instancias deben acudir los padres de los menores victimizados?

11.- ¿Qué  hacen en el Estado de Zacatecas las autoridades judiciales y educativas frente a un problema de este tipo,

12.- ¿En Zacatecas que se hace en la actualidad para prevenir y  erradicar los delitos sexuales que se cometen en contra de los menores por algún docente?

 

1.4.- OBJETIVOS

El objetivo es lo que se pretende lograr con la investigación y en este caso el objetivo general de la investigación consiste en determinar las variables  entre maestros que cometen delitos sexuales en contra de sus alumnos menores y la destitución de estos.

 

1.4.1.- OBJETIVO GENERAL.

Obtener una explicación científica de la gravedad de las secuelas que dejan los delitos sexuales cometidos por los maestros  en contra de menores en edad preescolar y escolar, y el riesgo que esto representa para futuras generaciones, para así justificar judicialmente la destitución definitiva de sus cargos como docentes frente a grupo.

 

            1.4.2. OBJETIVOS ESPECIFICOS.

a).- Lograr que de manera judicial se ordene la destitución de los docentes que cometan estos delitos, por encima de los derechos que puedan tener como miembros de un sindicato. En virtud, de que en la actualidad no se hace, pues solo se sabe que la (SEP)  Secretaria de Educación Pública, lo único que hace con estos maestros es cambiarlos de sección, de escuela o de comunidad. Lugar donde llegan a cometer los mismos delitos y nuevamente se quedan impunes, afectando a nuevos menores.

 

b).- Destacar en materia de victimología las consecuencias que provoca un delito sexual en el menor victimizado por algún maestro.

 

c).- Determinar en materia de Criminología los rasgos y características que tiene un docente que comete delitos sexuales en contra de los menores (conocidos como pedófilos).

 

d).- Demostrar  a que se debe la falta de castigo de los maestros, que cometen un delito sexual en perjuicio de alguno de sus menores alumnos en edad de preescolar y primaria..

 

e).- Conocer las instancias a las que se pueden dirigir los padres de familia que tienen hijos en edad preescolar y escolar que hayan sido objeto de un delito sexual. Por alguno de sus maestros, para que dicho delito no quede impune por falta de información.

 

f).- Lograr la inquietud y conciencia del tema, tanto a los padres de familia como a las autoridades, puesto que es un delito encubierto por las instituciones, autoridades y por la sociedad misma.

 

1.5. JUSTIFICACIÓN

El tema que aquí se aborda, nos parece que es de interés social, puesto que el público en general tiene algún menor en edad de preescolar o primaria en su familia, ya sea,  un hijo, hermano, sobrino o nieto, y todos están expuestos y nadie exento a ser víctimas de un delito sexual por parte de los docentes frente a grupo, puesto que, desde años muy remotos y hasta nuestra actualidad se ha sabido de delitos sexuales que se comenten en contra de menores por sus maestros, y que lo único que hace la Secretaría de Educación y Cultura es,  cambiar al docente de escuela, sección o comunidad; lugar en donde llegan estos maestros sin ningún antecedente de su enfermedad de pedofilia, y vuelven a cometer los mismos delitos o más graves con nuevas víctimas, acción, que lejos de parecer un castigo o amonestación, es un premio a sus malas conductas, convirtiéndose dicha autoridad en protectora de estos delincuentes enfermos.

            Lo que resulta, que las autoridades exponen cada vez más a los menores conservando a este tipo de docentes delincuentes dentro de la impartición de  educación.

Lo anterior se corrobora con la opinión de una corresponsal de Orizaba, Veracruz, Laura Castro Medina, quien señalo: “…Durante los últimos siete años, al menos un centenar de casos de abuso físico y sexual contra alumnas y alumnos han sido denunciados por la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Veracruz y por la Asociación Estatal de Padres de Familia, pero las autoridades sindicales e incluso las educativas han protegido a los infractores, quienes como “castigo” sólo fueron removidos a otra plaza laboral.”

A consecuencia de lo anterior, los padres de familia se ven obligados a callar y no denunciar, puesto que saben de antemano que no se les sanciona y por ignorancia, vergüenza y culpabilidad, no se atreven a exigir el castigo, o sanción que se merecen estos maestros.

Por otra parte, las autoridades judiciales no pueden lograr mucho, si las victimas no denuncian, si no aportan pruebas  suficientes para demostrar la culpabilidad del maestro agresor de  menores.

Este tema en especial, es uno de los pocos tratados, difícilmente denunciados por los padres de familia y gravemente escondido por cada uno de los planteles educativos.

Nos es de interés el tema, en virtud, de que la educación de los menores, en sus primeros años  es uno de los pilares en su desarrollo psíquico y emocional, elementos esenciales que le debe preocupar a la sociedad y al gobierno, ya que se trata de los futuros ciudadanos.  Es por eso que debemos tener la certeza y la seguridad de que los menores en edad preescolar y escolar, reciban de sus maestros conocimientos que les puedan servir en su vida cotidiana para un mejor vivir, y no que reciban abusos por parte de estos, que puedan traer secuelas y consecuencias irremediables. Como podrían ser que los niños en una edad adulta repitan las mismas conductas que tuvieron sus maestros sobre ellos, o bien, influya gradualmente en la personalidad del niño.

Por todo lo mencionada líneas arriba, se considera que es de gran importancia salvaguardar la integridad de los menores en edad de preescolar y primaria, ya que generalmente los delitos sexuales, dejan en los niños secuelas psicológicas. Por tal motivo se cree que las autoridades judiciales y educativas deben tomar cartas en el asunto y destituir de sus cargos a todo ese personal docente enfermo de pedofilia, ya que causan bastante daño a los  menores alumnos, a la familia y sociedad.

 

1.6. HIPOTESIS

Existe una clasificación  de hipótesis dada por el autor Roberto Hernández Sampieri, a  las que denomina como: hipótesis de investigación, descriptivas, correlaciónales, de la diferencia de grupos, de las que establecen relaciones de causalidad, nulas, alternativas y estadísticas. Debido a que el presente trabajo de investigación es de tipo explicativo, las hipótesis serán de tipo descriptiva y correlacional.

Descriptiva, por que se utilizan a veces en estudios descriptivos, son afirmaciones más generales, y pueden involucrar una variable, dos o más variables.

Correlacional, por que corresponden a los estudios correlacionales y pueden establecer la asociación entre dos o más variables, y también como lo están. Alcanzan el nivel predictivo y parcialmente explicativo. El orden en que coloquemos las variables no es importante.

Hd.- Los delitos sexuales en contra de menores alumnos, cometidos por los maestros provocan severas y graves  consecuencias en su desarrollo mental.

Hc.- La destitución de los maestros que cometen delitos sexuales en contra de sus menores alumnos,  evitaría el riesgo a nuevas generaciones de niños.

 

            1.7. LIMITACIONES Y DELIMITACIONES

 

1.7.1 LIMITACIONES

Uno de los principales obstáculos que presenta esta investigación es que hay muy  poco material sobre el tema.

Dentro de la Secretaría de Educación y Cultura no se puede recabar mucha información, ya que el personal no esta autorizado para hacerlo.

Por el tipo de delitos, la información no sale a la luz pública.

Los delitos de naturaleza sexual que se cometen por maestros, no son frecuentemente denunciados, pues el silencio de las victimas es uno de los obstáculos.

 

1.7.2. DELIMITACIONES

La investigación solo abordará delitos denunciados y de los que se encuentre algún antecedente, y conocimiento al público en general, pues por el tipo de delitos, básicamente son confidenciales.

             El campo de investigación se realizará únicamente en el Estado de Zacatecas, por el periodo de diez años atrás.