DERECHOS HUMANOS

10.03.2014 08:35

RESUMEN

 

Esta generación ha sido testigo de mucha actividad internacional a favor de los derechos de diferentes grupos… ciertamente a mayor grado que las generaciones anteriores. La Organización de las Naciones Unidas ha tratado de establecer una norma internacional por medio de producir en 1948 la Declaración Universal de Derechos Humanos. Después de eso se hicieron dos pactos: uno, relativo a los derechos económicos, sociales y culturales, y el otro, de naturaleza internacional, relativo a los derechos políticos y civiles.

Puesto que la Declaración Universal fue meramente una declaración de metas, fue firmada por la mayoría de las naciones que en aquel entonces eran miembros de las Naciones Unidas. Sin embargo, los dos pactos tenían el propósito de convertir aquellas metas en ley internacional que fuera obligatoria para los signatarios. Las naciones titubearon mucho más en cuanto a firmar estos pactos.

Además de las Naciones Unidas, otras organizaciones internacionales como Amnistía Internacional trabajan con la meta de animar la observancia de los derechos humanos por todo el mundo. La Comisión Europea sobre los Derechos Humanos ha sido establecida para tratar con los alegatos de violaciones. La Organización Internacional del Trabajo se ha esforzado por abolir cosas como el trabajo forzado, y por evitar el desempleo.

Muchos gobiernos nacionales han aprobado leyes que protegen los derechos y las normas de vida de los trabajadores. Hasta los líderes de la cristiandad se están expresando claramente a favor de los derechos humanos. Y, más recientemente, los Estados Unidos han hecho de los derechos humanos una parte principal de su política exterior, con la esperanza de usar su poderío económico y político para animar a otros países a proteger los derechos de sus ciudadanos.

 

ABSTRACT

This generation has witnessed a lot of international activity for the rights of different groups ... certainly a greater degree than previous generations. The United Nations has sought to establish an international standard by producing in 1948 the Universal Declaration of Human Rights. One on economic, social and cultural rights, and the other international nature on political and civil rights: After that two covenants were made.

Since the Universal Declaration was merely a statement of goals, was signed by most nations at that time were members of the United Nations. However, the two covenants were intended to make those goals in international law was mandatory for signatories. Nations much wavered as to sign these agreements.

Apart from the United Nations, other international organizations such as Amnesty International are working with the goal of encouraging the observance of human rights worldwide. The European Commission on Human Rights has been established to deal with alleged violations. The International Labour Organization has worked to abolish things like forced labor, and to avoid unemployment.

Many national governments have passed laws that protect the rights and living standards of workers. Even the leaders of Christianity are clearly expressed in favor of human rights. And most recently, the United States has made ​​human rights a major part of its foreign policy, hoping to use its economic and political power to encourage other countries to protect the rights of its citizens.

 

 

 

 

 

 

INTRODUCCION

 

El presente trabajo está, principalmente, destinado a poner a reflexionar sobre lo qué se está  haciendo en el tema de los derechos humanos  mientras hay transgresiones y violaciones, cuando la clase gobernante emite  más y más normas sin respeto alguno ni siquiera las cumple, es por eso, que lo más adecuado es poner manos a la obra para  reflexionar junto con la sociedad civil y la clase gobernante.

Significa toda esta actividad que los derechos humanos serán garantizados en nuestro tiempo, o en este sistema de cosas mundial que existe hoy? Desafortunadamente, tal como indicó el representante Frazer, todavía oímos acerca de violaciones de los derechos humanos en muchos países. En 1976 se publicó la siguiente declaración del que entonces era secretario de Estado de los Estados Unidos: “Ningún país, ningún pueblo, en realidad ningún sistema político, puede alegar que tiene un registro perfecto en el campo de los derechos humanos.”

Un problema es que hay violaciones que están fuera del control de los gobiernos nacionales. Ningún gobierno desea que los delincuentes violen los derechos de sus ciudadanos; no obstante, en la mayoría de los países hoy día la ‘seguridad de la persona’ de muchos ha sido violada debido a la creciente ola de crímenes.

Otro problema que es muy difícil de resolver es el del hambre mundial. Millones de personas viven en un nivel de inanición, y, por lo tanto, disfrutan de muy pocos derechos. Como lo expresó cierta persona: “¿Cómo podría la gente disfrutar de su derecho de vivir a plenitud y bien si hay pobreza y hambre?”

En las noticias de los últimos meses han sido prominentes los refugiados de Vietnam. La mayoría de la gente concordará en que, según el artículo 14 de la Declaración Universal, “en caso de persecución” estas personas tienen derecho a “buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país.” Sin embargo el que éstos se hayan presentado en las costas de algunos países ha causado mucha consternación. Aparentemente amenazan la economía de estos países, y hay informes de que se les ha rechazado, a veces con resultados trágicos.

Los conflictos de intereses, o de derechos, son otro problema. Ruben Santos Cuyugen, educador filipino, lo explicó de la siguiente manera: “El proteger los derechos culturales de una minoría puede ser contrario a las necesidades de desarrollo de la comunidad mayor o de la región. De manera semejante, el proteger los derechos de propiedad del grupo de condición económica elevada puede redundar en represión de los derechos de los grupos de condición económica muy baja o de los desvalidos.”

Por otra parte, algunos países no comunistas llaman la atención a las muchas supuestas violaciones de derechos que se efectúan en los países comunistas, como los informes sobre campos de trabajo forzado, y la situación difícil en que, según amplia publicidad, se encuentran los disidentes. No obstante, según el periódico francés La Croix, “la Unión Soviética. . . ha optado por hacer una gran celebración de este aniversario (de la Declaración Universal de Derechos Humanos) por medio de elogiar. . . los derechos excepcionales de que disfrutan sus ciudadanos.”

Pudiera quedar la impresión de que unos y otros están hablando de cosas diferentes, y tal vez lo estén. Como dijo recientemente el Dr. Edward Norman, decano de Peterhouse de la Universidad de Cambridge, Inglaterra: “En sus críticas de los regímenes autoritarios las democracias occidentales insisten en esta clase de objeciones morales (acerca de los derechos humanos). . . en su rechazo del liberalismo occidental los estados socialistas responden con exactamente la misma clase de retórica sobre los derechos humanos. Se comparte el vocabulario de los derechos humanos, pero el contenido varía según la ideología o la clase.

En vista de esto, es difícil ver cómo, en el presente sistema de cosas, se pudiera llegar a garantizar plenamente los derechos humanos. ¿Habrá, pues, algún modo en que se puedan garantizar estos derechos? Al examinar la historia pasada y presente de la lucha del hombre por sus derechos, parece que por lo menos se necesitan dos cosas.

Primero, parece que se necesita una comunidad verdaderamente moral, una en la que cada individuo no solo disfrute de sus propios derechos, sino que altruistamente respete los derechos de su prójimo. En segundo lugar, tiene que haber una autoridad con suficiente sabiduría como para que pueda decidir de manera justa cómo equilibrar los derechos de los diferentes grupos, y resolver las ideologías en conflicto sobre los derechos humanos. Esta autoridad también necesitaría suficiente poder como para resolver problemas sociales como los del delito y la pobreza, cosas que conducen a que a la gente se le prive de sus derechos. También tendría que ser supranacional, es decir, tener autoridad sobre las naciones, de modo que ninguna potencia terrestre pudiera matar, torturar, encarcelar injustamente o de otro modo oprimir a sus ciudadanos.

 

Conclusión

No obstante, en el estado actual de la reflexión acerca de los derechos fundamentales se pueden identificar cinco derechos de solidaridad: el derecho al desarrollo, el derecho a la paz, el derecho a un medioambiente sano y ecológicamente equilibrado, el derecho de propiedad sobre el patrimonio común de la humanidad y el derecho a la asistencia humanitaria en caso de desastre humano. Estos son los nuevos derechos que son oponibles al Estado y exigibles de él, pero, sobre todo (y esta es su característica esencial) es que no pueden ser realizados sino por la conjunción de esfuerzos de todos los agentes sociales: el individuo, el Estado, las entidades públicas y privadas y la Comunidad Internacional. Su realización supone que existe un mínimo de consenso social a nivel nacional e internacional para que una acción solidaria fundada sobre el reconocimiento de una responsabilidad solidaria sea posible.

 

            La libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana.” Así reza el preámbulo de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Pero no se están ejerciendo. Sí, a través de la historia, el registro de la humanidad con relación a los derechos humanos ha sido deficiente. Las fuerzas que deberían haber trabajado para el mejoramiento del hombre, como las leyes del país, han sido inadecuadas o positivamente dañinas para la humanidad. A muchas clases se les privó de sus derechos, y las tendencias egoístas de los hombres impidieron que las clases hallaran alivio de la opresión. Quién diría que unas palabras escritas hace más de 3.000  años tendrían también valides en el siglo XXI: “El hombre ha dominado al hombre para perjuicio suyo.

 

Bibliografía

Libros

  • Clavero, Bartolomé, Derecho indígena y cultura constitucional en América. México: siglo veintiuno editores. (1994).
  • Fernández-Galiano, Antonio; de Castro Cid, Benito. Lecciones de Teoría del Derecho y Derecho Natural. Madrid: Universitas. (1999)

LIC. ISMAEL AQUINO GUTIERREZ

MAESTRIA EN AMPARO

UNIVERSIDAD AUTONOMA DE DURANGO CAMPUS ZACATECAS