EL RESPETO COMO PARTE FUNDAMENTAL EN LA MEDIACION

14.01.2014 11:12

EL RESPETO COMO PARTE FUNDAMENTAL EN LA MEDIACION

El proceso de mediación llego a mi vida de improviso, un proceso nuevo en el ámbito judicial en el que yo me desenvuelvo de hace tiempo atrás y me emociona el comenzar y ser parte de un nuevo procedimiento, he acudido a centros de mediación, no tenía la menor idea de la grandeza y facilidades que puede haber para no intervenir en un proceso judicial, he firmado convenios puesto que se encuentran dentro de mi trabajo diario de despacho de cobranza de recuperación especializada de Infonavit, Zacatecas. En cierto modo era incapaz de ver lo que hay detrás de esas reuniones de mediación, de la preparación que debe de tener un mediador profesional, la enorme responsabilidad, no es solo sentarse y hacer que escucho, es mantener todos los sentidos del cuerpo y mente alertas para poder lograr una escucha activa, para así encontrar lo necesario para desenmarañar de todo lo que se nos ha confiado, rescatar lo que verdaderamente importa de un conflicto, que son los intereses de cada una de las partes. Sin embargo, dentro de todo lo que hemos analizado, visualizado y tratado de comprender, todas las etapas de este proceso son importantes y valiosas, desde la presentación inicial hasta el cierre, la presentación es en donde te vas a ganar la confianza de los mediados, para que ellos mismos logren el establecer el vínculo con el que accederás a la profundidad del conflicto, ya sea por medio de preguntas o técnicas que te puedan apoyar a lograrlo. En el cierre te darás cuenta si se lograron tus objetivos de llegar a un acuerdo que sea el mejor para las partes involucradas.

 

Es importante recalcar, que estos nuevos procesos evitarían amparos, evitarían más carga a los jueces de garantías, lo que debemos de pensar en que mediante acuerdos los intereses de las dos partes son alcanzables tal vez no en todo pero en gran parte lo que nos daria un ganar-ganar, no es lo mismo perder el 50% en un pleito en donde hay dinero de por medio que el total, en ocaciones hay que dejar a un lado nuestro ego, ser empatico con la otra parte, misma que puede tener el mismo derecho, en una mediacion las dos partes son iguales, el mediador debe de ser capaz de poder encontrar los intereses de cada uno de ellos, para poder entablar acuerdos mediante un dialogo, el mediador debe ser capaz de contrar con los principos fundamentales del mediador, no debe emitir juicios, debe ser empatico en las dos partes y no debe de formular acuerdos, los acuerdos los formulan las partes, debe de tratar de que cada una de las partes suelan por si solos llegar a un acuerdo que beneficie a los dos. En cada sesion se deben de establecer las reglas, por ejemplo: en algunas  mediaciones privadas se hace firmar un formato con las siguientes reglas.

 

Reglas para conducirse en la mediación

  1. Mantener la confidencialidad del diálogo que se establezca durante el procedimiento;

  2. Manifestar una conducta de respeto y tolerancia entre sí y para con el mediador;

  3. Hablar con honestidad y franqueza, para mantener una comunicación constructiva;

  4. Escuchar con atención y no interrumpir cuando otro mediado o el mediador estén hablando (en su caso hacer notas de lo que se quiera decir);

  5. Procurar que los acontecimientos del pasado, no sean un obstáculo para la construcción de una solución y de un futuro diferente;

  6. Recordar que están por voluntad propia en la sesión y que, por lo tanto, su participación para la solución del conflicto, debe ser activa;

  7. Permitir que el mediador guíe el procedimiento;

  8. Tener disposición para efectuar sesiones privadas cuando el mediador las solicite o alguno de los mediados las sugiera;

  9. No abandonar la sesión hasta en tanto el mediador la dé por terminada;

  10. Respetar la fecha y hora señaladas para todas las sesiones, confirmar y asistir puntualmente a las mismas;

  11. En caso de fuerza mayor que impida asistir a los mediados o a alguno de ellos, solicitar al mediador que se posponga la sesión, avisar oportunamente del cambio concertado al otro mediado, y confirmar al mediador la asistencia de los mediados en la fecha y hora acordadas;

  12. Apagar o dejar fuera de las sesiones teléfonos celulares, aparatos de radio, radiolocalizadores y similares;

  13. No fumar durante su estancia en el área de mediación; y

  14. Evitar traer niños, si la asistencia y participación de éstos en las sesiones, no está programada.

 

En lo que a mi opinión respecta dentro de todo este proceso el cual tiene cierta flexibilidad en torno de que puedes buscar nuevas alternativas o técnicas de comunicación y confianza hacia los mediados, es el lograr el punto clave, el RESPETO, el cual significa desde el respeto hacia ti mismo y por ende hacia los demás, el ser capaz de trasmitir que el relato que estas escuchando es válido y legitimo, que eres capaz de comprender la naturaleza de lo que te están transmitiendo, el poder hacer sentir que lo que te están confiando es verdadero él no ser un juzgador, ni un crítico o un supuesto líder que te va a abrir las mentes para cambiar opiniones o razonamientos, la persona que sea incapaz de transmitir eso a los mediados no podrá ser un mediador, el respeto lo debes de dar tú en primer lugar, la persona la cual no lo da, no lo aprecia o no lo concibe como un factor para poder salir adelante en todos los demás preceptos de la vida, no podrá construir una nueva y más hermosa realidad.

 

Esto es lo hermoso de vivir en sociedad o en comunidad, que nadie es igual que yo, todos somos distintos, somos una gama de colores infinitos que fotografían un precioso retrato de debemos de llevar en nuestra mente toda nuestra vida, veámoslo así, somos todos un color distinto, y si tomamos un poco de toda esa infinita tonalidad, lograremos que ese retrato tenga un matiz completamente distinto a todo lo que encontramos en nuestro entorno actual, así de grandes son nuestras ideas, si colaboráramos tendríamos una lluvia de ideas infinitas para lograr lo increíble, pero lejos de percibir nuevas ideas en la mayoría de las ocasiones nos aferramos a la nuestra, la cual puede ser válida, puede nacer de nuestro raciocinio pero tal vez la idea de la persona de al lado sea igualmente razonable, lo importante es que sepamos valorarla, tomarla en cuenta como una posibilidad de revalorizar nuestra idea.

 

Fuera de tener una comunidad o una ciudadanía cosmopolita, la cual algunos de mis compañeros la manejaban como una “utopía”, creo que sería fácil obtenerla si pudiéramos vivir en primer lugar en una comunidad basada en este concepto tan importante (respeto), puesto que las opiniones encontradas en el debate de esta reflexión nos manejaba que contamos con muchas diferencias entre comunidades, tenemos diferencias raciales, de género, costumbres, culturas, tradiciones, por supuesto ideas que se desencadenan por tener estas diferencias, sin embargo son validas como valido es que el día de hoy quiera vestirme de rosa, el día de mañana negro, azul, rojo o morado, debemos de aprender a ser conscientes de que la razón del otro puede ser cierta, de igual forma que la mía propia, que el gusto, las predilecciones o simplemente lo que elijamos no debe de ser imposición sino una elección. Cuantas veces no hemos comido algo que a nuestro compañero le fascina, pues nuestro sentido del gusto no es el mismo, lo que para otro puede ser una exquisitez para alguien más puede ser una aberración en sabor en olor o en color, pero la situación es que no tenemos la misma percepción de los sentidos.

 

Ciertamente debemos de tener cuidado en nuestras elecciones que sean correctas, hay un dicho que dice “tu derecho termina cuando el mío comienza”, no debemos de manejar el libre albedrío a nuestro antojo, por ello tenemos consciencia, los deberes y obligaciones, existen reglas tanto morales, religiosas, humanas, las de buen trato, que debemos de seguir, para que nuestro comportamiento sea lícito y no suframos consecuencias como una sanción pecuniaria, punitiva, o porque no, un castigo de nuestros mayores, nuestros padres, nuestros jefes. Debemos de tener en cuenta que vivimos en sociedad y esto conlleva a que la convivencia debe ser reglamentada o regulada como en todos los tiempos,  

 

Con lo que manejo trato de dar a entender que el respeto no es violar las reglas presentes ya establecidas por autoridades o simplemente por nuestros padres, simplemente que no debemos de creer o pensar que todas nuestras actitudes son correctas, deben de ser revaloradas cuando se presenta un conflicto para volver a recapitular en busca de una alternativa, para ello debemos de ser capaces de involucrar a la otra parte, a la otra idea, al otro pensamiento y en una forma respetuosa el compartir opiniones mediante el diálogo, logrando una comunicación y construyendo una nueva alternativa de solución que involucre esas ideas, se revalore y se construya una nueva realidad.

 

Lic. Rubí Deyanira Juárez Correa

Maestría en Amparo

Universidad Autónoma de Durango

Campus Zacatecas