LA IMPORTANCIA DE LA CAPACIDAD COMO ELEMENTO DE VALIDEZ DEL ACTO JURIDICO

20.02.2014 20:33

Resumen

Se analizo el tema de la capacidad como un elemento sumamente importante para que el acto jurídico surta efectos jurídicos plenos, en el presente ensayo se definió y puntualizo el tema de la capacidad, también analizamos lo establecido en nuestra legislación así como lo establecido por diversos teóricos y juristas, con el propósito de que el lector pueda ampliar su criterio y panorama jurídico, para así tener una visión más extensa acerca del mundo del derecho, cabe señalar que nuestro propósito fue el estudio especifico del elemento capacidad, no en sí, el acto jurídico, por lo que nuestro punto medular fue siempre la capacidad en sus dos vertientes, tanto capacidad de goce, como capacidad de ejercicio, el lector encontrara aquí el medio preciso para entender y comprender la importancia de la capacidad en la esfera jurídica, así mismo veremos a esta como un elemento establecido por el legislador para salvaguardar y tutelar derechos.

abstract

We examined the subject of the capacity as an extremely important element for the legal act to have full legal effects, in the present essay we defined and specified on the issue of capacity, we also analyzed the establishment in our legislation as well as what was established by various theories and lawyers, with the purpose that the reader will be able to extend its criterion and legal landscape, so they can have a more extensive vision about the world of the law, it should be noted that our aim is the study of the specific element capacity, not the actual legal act, so our main point was always the capacity in its two aspects, both capacity for enjoyment, as capacity to exercise it, the reader will find here the right medium for understanding and explaining the importance of the capacity in the legal field, as well we will see this as an element established by the legislator to safeguard and protect rights.

INTRODUCCION

¿Qué es la capacidad?

Es de gran importancia el tener bien establecido el termino de capacidad para el ejercicio de la vida jurídica, este término en ocasiones no queda bien entendió o se malinterpreta. En la vida del abogado, hay que tener presente el acto jurídico, tanto en sus elementos de validez como sus elementos esenciales. La capacidad como ya sabemos es un elemento de validez del acto jurídico, ¿Pero, entonces como podríamos definir la capacidad? ¿La legislación actual, es clara al definirnos este término? ¿Es necesario complementar nuestro estudio de la capacidad con aportes teóricos y doctrinarios? Pues bueno para dar respuesta a esta serie de preguntas, nos hemos dado a la tarea de definir y puntualizar el término capacidad, utilizando como medios tanto la legislación como documentos teóricos y doctrina de diversos juristas que creemos que han acertado de manera magistral, al momento de definirnos este elemento.

DESARROLLO

Capacidad

 La capacidad es un atributo tanto de las personas físicas como de las personas morales. La capacidad va paralela a la personalidad, debe serse necesariamente persona para tener capacidad; muchos se presta para confundido ambos términos, no obstante son diferentes. Lo mismo sucede entre capacidad de “goce” y de “ejercicio”. Para comprender mejor el tema que se pretende abordar, es necesario definir, lo mejor posible el concepto de capacidad; La capacidad, según nuestro actual Código Civil del Estado de Zacatecas, en el artículo 25, la define como; “La aptitud concedida o reconocida por la ley para ser titular de derechos y obligaciones, o para hacer valer aquellos y cumplir estos. Puede ser de goce o de ejercicio[1]”. Dentro de la definición que nos ofrece nuestro Código Civil, encontramos ciertos elementos esenciales, como la palabra “Aptitud” Entendiéndose esta como una cualidad. También encontramos las palabras “Concedida o reconocida” entendiéndose, como la aceptación dado u otorgada por el Estado, para ser sujeto de derechos y obligaciones. Es así, que podemos entender la capacidad jurídica, como una aptitud legal, dada y reconocida por el estado para ser susceptible de derechos y obligaciones.

En cuanto a persona atendiendo a su origen etimológico que proviene del latín persōna, y éste, probablemente del etrusco phersona («máscara» del actor, o personaje), para entender mejor este término nos remontaremos al libro de Derecho Civil, de los juristas Marcel Planiol y Georges Ripert, donde nos dicen que la palabra persona es una metáfora tomada por los antiguos del lenguaje teatral. “Persona designaba, en latín, la máscara que cubre la cara del actor y que tenía una apertura provista de laminas metálicas, destinada a aumentar la vos[2]”, por tanto la palabra persona se deriva de la misma raíz que personare. Existe una clasificación de personas. Podemos clasificar a las personas por personas reales, que son seres vivientes pertenecientes a la clase humana, y las personas ficticias las cuales solo tienen existencia imaginaria, como las personas jurídicas o personas morales, que no existen como individuo sino como institución,  estas son creada por uno o más personas físicas. Por lo que podemos definir en tal sentido, a las personas o sujetos de derechos como seres susceptibles de adquirir derechos y obligaciones o como lo plantea el jurista Julien Bonnecase;  “seres susceptibles de beneficiarse con las disposiciones de una regla de derecho o de una institución jurídica y de sufrir también, eficaz mente, su coacción y cumplir sus mandamientos[3]”. Bonnecase en su Libro, Elementos del Derecho Civil, nos habla de la capacidad como el atributo más importante de las personas, cito textual:

“La capacidad es el atributo más importante de las personas. Todo sujeto de derecho, por serlo, debe tener capacidad jurídica; esta puede ser total o parcial. Es la capacidad de goce el atributo esencial e imprescindible de toda persona, ya que la capacidad de ejercicio que se refiere a las personas físicas, puede faltar en ellas y, sin embargo, existe la personalidad[4]”.

En este sentido encontramos que la capacidad se divide en capacidad de goce y capacidad de ejercicio. La capacidad de goce según el Código Civil del Estado de Zacatecas en su artículo 26 nos dice que “la capacidad de goce, consiste en la aptitud para ser titular de derechos y obligaciones[5]”, es sin embargo notoria la ambigüedad con la cual nos define dicha capacidad, por lo que recurriendo al autos Julien Bonnecase, en su libro  Tratado Elemental del Derecho Civil, encontramos la siguiente definición de capacidad de goce; “La capacidad de goce es la aptitud de una persona para participar en la vida jurídica por si misma o por medio de un representante, figurando en una situación jurídica o en una relación de derecho[6]”. Por lo tanto podemos decir que la capacidad de goce en la aptitud, para ser titular de derechos, por lo tanto podemos relacionar la noción de persona con la capacidad de goce, puesto que toda persona tiene capacidad de goce. La capacidad de goce en la legislación Mexicana, establece que toda persona tiene por el simple hecho de existir capacidad de goce. Esta capacidad se adquiere al momento del nacimiento y se pierde al morir; sin embargo, el Código Civil Federal establece que desde el momento en que el individuo es concebido se le tiene por nacido y está bajo la protección de las leyes de dicho código.  El ejemplo más claro es el nasciturus, quien, aunque aún no ha nacido, puede ser titular de ciertos derechos Por lo que podemos establecer que el embrión humano posee capacidad de goce desde antes de nacer, para poder heredar, recibir legados o alguna donación, más no cuenta con capacidad de ejercicio. Al respecto, el jurista Mexicano, Rafael Rojina Villegas en su Compendio de Derecho Civil, nos dice que “El embrión humano es persona, y por lo tanto tiene una capacidad mínima, pero bastante para considerarlo sujeto de derechos[7]”. Por lo que, para que la personalidad en su amplio sentido se reconozca, se requiere el nacimiento y además de esto, que nazca vivo y viable. Por lo tanto, los requisitos para que se dé la personalidad y con esta, la capacidad, es necesario que se dé el nacimiento o alumbramiento y que además, nazca vivo. El nacido muerto no puede considerarse como persona, y además debe nacer viable. Acerca de a viabilidad los juristas Marcel Planiol y Georges Ripert, nos dicen lo siguiente, cito textual:

“Viable quiere decir capaz de vivir, itae habilis. Por ello no debe tomarse en consideración las dos categorías siguientes: a) niños normalmente conformados, que nazcan antes del término, en época en que el desarrollo de sus órganos no es tan avanzado para permitir vivir; b) niños monstruos como los acardianos, encéfalos y demás, en los que la vida se detiene tan pronto como se corta el cordón umbilical[8]”.

En este sentido la viabilidad y el nacimiento de un niño vivo, son elementos indispensables para que se dé la personalidad y con esta la capacidad. Por tal conducto encontramos que la personalidad se da con la vida, y que por lo tanto esta se pierde con la muerte. En este sentido podemos establecer que las personas por el simple hecho de serlo tienen capacidad de goce, aun que es debido manifestar, que se puede tener capacidad de goce y no tener capacidad de ejercicio, en esto profundizaremos a continuación.

Dentro de la capacidad de ejercicio encontramos que el Código Civil del Estado de Zacatecas, en su artículo 27, la define como: “La aptitud legal para ser titular de derechos y obligaciones, para hacer valer aquellos o cumplir con estas por sí o por medio de otro legalmente autorizado; excepto cuando la ley declare que el acto es personalísimo[9]”. Para obtener la capacidad de ejercicio deben cumplirse ciertos requisitos que la ley señala. En México, es necesario el haber cumplido los 18 años, es decir, ser mayor de edad para ejercer la capacidad. Aun que es necesario mencionar que existe la figura jurídica conocida como la emancipación, lo cual permite a un menor adquirir un grado de capacidad de ejercicio casi idéntica a la de un adulto, excepto que no puede casarse sin consentimiento de su tutor legal. Podemos decir que la capacidad de ejercicio es la aptitud legal de una persona para ejercer personalmente los derechos y obligaciones que están a su cargo. Al respecto encontramos en el Compendio de Derecho Civil, del jurista  Rafael Rojina Villegas, la definición de capacidad de ejercicio en un sentido más amplio donde establece que “Esta capacidad supone la posibilidad jurídica en el sujeto de hacer valer directamente sus derechos, celebrar en nombre propio actos jurídicos, contraer y cumplir sus obligaciones, y de ejercitar las acciones conducentes ante los tribunales[10]”. En la citada definición encontramos que  dentro de esta capacidad se hace presente el derecho de acción, como derecho subjetivo y personal, para llevar a cabo actos jurídicos y contraer obligaciones. En el derecho de acción encontramos la facultad otorgada y reconocida por el estado, para comparecer a juicio, en nombre propio o por cuenta de otro, a esto se le conoce como capacidad procesal.  El jurista Julien Bonnecase, en su libro Tratado Elemental de Derecho Civil, nos define a la capacidad procesal como “La aptitud (…) para participar por sí mismo en la vida jurídica, figurando efectivamente en una situación jurídica o en una relación de derecho, para beneficiarse con las ventajas o soportar los cargos inherentes a dicha situación, por sí mismo[11]. Por lo tanto podemos entender que la capacidad de ejercicio y la capacidad procesal, es la aptitud que se le reconoce a una persona para obrar por sí mismo, en este sentido podemos citar a el jurista Piero Calamandrei, el cual nos establece en su libro de Derecho Procesal Civil, que “La capacidad de obrar es el reconocimiento, en el terreno jurídico, de la madures y de la integridad psíquica, (…) Es jurídicamente capaz de ejercitar los propios derechos aquel que es naturalmente capaz de proveer su propia voluntad a los propios intereses[12]. Podemos decir que la capacidad procesal no es otra cosa que la capacidad para ser parte en un proceso a título personal. El jurista Giuseppe Chiovenda, en su libro Curso de Derecho Procesal Civil nos dice que “El derecho procesal no es otra cosa que la capacidad jurídica trasladada o proyectada en el proceso[13]”. En consecuencia, las personas que no cuenten con el libre ejercicio de sus derechos deberán estar representadas. A estas personas se les conoce como incapaces. La imposibilidad de ejercer o gozar de la capacidad legal se conoce como incapacidad.

La incapacidad

Siguiendo el orden de ideas que se han expuesto, podemos definir la incapacidad como la in-aptitud para ejercer por si, actos que traigan consigo consecuencias de derecho, o actos jurídicos. Como lo hemos planteado ya, la capacidad de ejercicio es la aptitud de una persona para adquirir y ejercer derechos por sí mismo, por tal caso la a incapacidad es el impedimento para realizar dichos actos, como también lo hemos dicho las personas cuentan con capacidad de goce y de ejercicio, y es prudente puntualizar que la capacidad de goce no puede ser suspendida o limitada dado que es inalienable, he inherente a las personas, pero no la capacidad de ejercicio, o capacidad de obrar, esta puede ser afectada por la ley, puesto que el legislador al instituir las incapacidades de ejercicio, busca salva guardar y proteger a la persona incapaz. La palabra incapaz se emplea para definir a las personas que teniendo todos sus derechos, no tienen libertad de ejercicio, El Código Civil Federal en su artículo 450, establece que tienen incapacidad natural y legal:

  1. Los menores de edad;
  2. Los mayores de edad disminuidos o perturbados en su inteligencia, aunque tengan intervalos lúcidos; y aquellos que padezcan alguna afección originada por enfermedad o deficiencia persistente de carácter físico, psicológico o sensorial o por la adicción a sustancias tóxicas como el alcohol, los psicotrópicos o los estupefacientes; siempre que debido a la limitación, o a la alteración en la inteligencia que esto les provoque no puedan gobernarse y obligarse por si mismos, o manifestar su voluntad por algún medio.[14]

No profundizaremos en cada uno de los tipos de incapacidad puesto que nuestro punto medular es la capacidad como elemento indispensable en las relaciones jurídicas, por tanto, y ya habiendo definido y establecido, con una precisión más amplia, y una panorámica más profunda, que la encontrada en nuestra legislación.

CONCLUSIÓN

 Habiendo definido y establecido el termino de la capacidad en sus dos variantes, podemos concluir en que la capacidad, es uno de los elementos indispensables en la vida jurídica, y a la vez una garantía que el legislador nos otorga, la cual es tutelada y reconocida por el estado.  La incapacidad mas allá de ser una limitante que la ley nos impone, es un medio de protección, en este sentido y desmembrando cada uno de los temas abordados, encontramos la personalidad, la capacidad como una aptitud, y está a su vez dividida en capacidad de goce, de ejercicio y la incapacidad. Términos importantes en el mundo del derecho, y que traen consigo muchas consecuencias jurídicas o incluso, en el caso de la incapacidad de ejercicio, trae consigo la invalides del acto. Es por eso que se decidió abordar dicho tema, puesto que se tiene la firme convicción de que es un tema importante, y se tiene la firme convicción también,  de que debe ser estudiado y abordado de una manera más amplia para enriquecer así la cultura jurídica.

 

 

 

Bibliografía

  • Bonnecase, Julien (1997) Tratado Elemental de Derecho Civil, México. Ed. Pedagogica Iberoamericana, S.A de C.V.
  • Calamandrei, Piero (1997) Derecho Procesal Civil, México. Ed. Pedagogica Iberoamericana, S.A de C.V.
  • Chiovenda, Giuseppe (1997) Curso de Derecho Procesal Civil, México. Ed. Pedagogica Iberoamericana, S.A de C.V
  • Planiol, Marcel (1997) Derecho Civil, México. Ed. Pedagogica Iberoamericana, S.A de C.V
  • Rojina Villegas, Rafael (1995) Compendio de Derecho Civil, (Introducción Personas, y Familia), Tercera Edicion, Mexico, D.F. Ed. Porrúa S.A.

Fuentes

  • Código Civil del Estado de Zacatecas, (2010) Ed. Anaya Editores, S.A.
  • Código Civil Federal, Pagina de la cámara de diputados, https://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/2.pdf


[1] Código Civil del Estado de zacatecas, Art 25.

 

[2] Derecho Civil, Marcel Planiol y Georges Ripert.

[3] Tratado Elemental de Derecho Civil, Julien Bonnecase

[4] Idem.

[5] Codigo Civil del Estado de Zacatecas, Art. 26.

[6] Tratado Elemental de Derecho Civil, Julien Bonnecase

[7] Rafael Rojina Villegas, Compendio de Derecho Civil, (Introducción Personas y Familia)

[8] Derecho Civil, Marcel Planiol y Georges Ripert.

[9] Codigo Civil del Estado de Zacatecas, Art. 27.

[10] Rafael Rojina Villegas, Compendio de Derecho Civil, (Introducción Personas y Familia)

 

[11] Tratado Elemental de Derecho Civil, Julien Bonnecase.

 

[12] Piero Calamandrei, Derecho Procesal Civil.

[13] Giuseppe Chiovenda, Curso de Derecho Procesal Civil.

[14] Codigo Civil Federal, Art. 450.

 

Lic. Rosario Ramírez de Medina