LA TEORÍA DEL CASO.

13.03.2014 10:18

En el proceso judicial del nuevo sistema oral penal en México, la figura de “teoría del caso”, tiene una importante trascendencia, debido a que la misma establece la pauta para desarrollar el transcurso del proceso, ya que es el planteamiento realizado ya sea por el fiscal o el defensor sobre los hechos penalmente relevantes, así como los fundamentos jurídicos en que lo sostienen, y las pruebas en que lo sustentan.

Es básicamente la estrategia trazada desde el punto de vista en el que se actúe ya sea como fiscal o defensa, básicamente es la versión de los hechos de cada una de las partes, bajo la cual se toman decisiones pertinentes dentro del proceso, y se pueden advertir las debilidades propias y las de la contraparte.

Esto a fin de construir un discurso eficaz, en donde cada una de las partes platee una conjetura de solución al conflicto, además de que cumpla el fin de convencer al Juez, en donde el objeto general es persuadirlo y convencerlo, y el objetivo específico es lo que de manera concreta se pretende que haga o decida.

Por lo tanto, para que dicho discurso resulte eficaz es necesario que se tenga claro cual es la teoría del caso que se va a defender, así como los problemas jurídicos que el asunto plantea, lo que permite buscar las pruebas y las razones que sustenten dicha teoría.

Discurso que se realiza en el alegato inicial como una historia que describe los hechos de forma persuasiva hacia el juez, en la cual convergen escenarios, personajes y sentimientos de la conducta humana, relato de los hechos conforme a la perspectiva de cada una de las partes, así como la responsabilidad o no del acusado, conforme a las pruebas que presentarán en juicio.

Es el enlace de las hipótesis fáctica, jurídica y probatoria desde el punto de vista ya sea del fiscal o de la defensa respecto de un caso concreto.

La misma se construye a partir del instante en que se tiene conocimiento de los hechos se platea primeramente como una hipótesis la cual está sujeta a comprobación durante la investigación.

La cual a través de la investigación se convierte en teoría al finalizar la investigación.

En donde las pruebas adquiridas durante la investigación moldean la idea hasta convertirla en la hipótesis, a la cual el fiscal o la defensa agregara  o desechara elementos, o bien ajustarlos o modificarlos,  tomando en cuenta que no todos los elementos de la historia son útiles, y tal vez los que no lo aparentan se vuelven indispensables.

Debiendo las partes haber reunido todas sus pruebas para el momento en se valla a Juicio, y así poder demostrar su hipótesis fáctica y jurídica.

 

Ma. del Rocío Almanza Ortiz