MEDIDAS CLAUSULARES

03.04.2014 13:51

                                                   INTRODUCCIÓN 
 

 

                                           Para la doctrina, los procesos constitucionales pueden ser agrupados en dos grandes grupos: los procesos constitucionales de tutela de los derechos, por un lado, y los procesos constitucionales orgánicos, por el otro. Ahora bien, los primeros son aquellos que tienen por objeto la defensa de los derechos subjetivos fundamentales de la persona, frente a los actos u omisiones que los violen o amenacen con violarlos 

 

                                            En el presente trabajo, haremos referencia a las medidas cautelares dentro de los procesos constitucionales de tutela de los derechos, con especial incidencia en el Proceso Constitucional de Amparo ya que éste es un típico mecanismo de tutela de urgencia, pues su objetivo es proteger derechos de las personas cuya afectación o amenaza requiere ser suprimidos con suma rapidez, la misma que no será posible en tanto se tramita el proceso principal –que dada la carga judicial, deviene en una duración enorme y de trámite desnaturalizado- razón por la que se debe otorgar una medida cautelar generalmente innovativa que ayude al actor a soportar el peligro en la demora. 

 

 

 

INTRODUCTION

 

 

 

 

 

                                           For the doctrine, the constitutional processes can be contained in two big groups: the constitutional processes of it guides of the rights, on one hand, and the organic constitutional processes, for the other one. Now then, the first ones are those that have for object the defense of the person's fundamental subjective rights, in front of the acts or omissions that violate them or threaten to violate them  

 

                                            Presently work, we will make reference to the precautionary measures inside the constitutional processes of it guides of the rights, with special incidence in the Constitutional Process of Help since this is a typical mechanism of it guides of urgency, because their objective is to protect people's rights whose affectation or he/she threatens it requires to be suppressed with supreme speed, the same one that won't be possible as long as the main process is processed - that given the judicial load, becomes in an enormous duration and of denaturalized step - reason for that a generally innovative precautionary measure should be granted which helps the actor to support the danger in the delay.

 

 

 

 

LA REFORMA CONSTITUCIONAL  DEL SISTEMA ORAL PENAL

 

publicada en el Diario Oficial de la Federación el  18 de junio de 2008 marcó el inicio de la transformación del sistema de justicia  penal en México, ya que representa la transición del proceso penal inquisitorio hacia uno de corte acusatorio. Con esta reforma se pretende terminar con los procesos penales con rasgos autoritarios, plagados de oscuridad, secrecía  parcialidad, para abrirle paso a procesos transparentes, dirigidos bajo el plenorespeto a los derechos humanos y bajo una racionalidad de equilibrio e igualdad entre las partes.

 

 

El impacto y beneficio provocados por dichas modificaciones se proyectan directamente en la forma de entender y concebir el derecho por parte de los  operadores de dicho sistema como son jueces, ministerios públicos, defensores, indiciados y víctimas del proceso penal. El objetivo que esta transformación busca es dejar atrás la impunidad y la arbitrariedad, que existían hasta antes de la reforma penal que nos ocupa.

 

 

  MEDIDAS CAUTELARES DEL SISTEMA ORAL PENAL

 

 CONCEPTOS GENERALES: 

.  

Para  Monroy Galvez, la medida cautelar  es un instituto procesal a través del cual el órgano jurisdiccional, a petición de parte, adelanta ciertos efectos o todos los de una fallo definitivo o el aseguramiento de una prueba, al admitir la existencia de una apariencia del derecho y el peligro que puede significar la demora producida por la espera del fallo definitivo o la actuación de la prueba”.

 

Esta ejecución parcial adelantada obedece conjuntamente, a nuestro entender, a fines publicistas y garantistas, en tanto que la tutela cautelar está dirigida a garantizar la eficacia de la función jurisdiccional; y al mismo tiempo, es una herramienta de garantía de tutela eficaz para el justiciable. 


Ahora bien, la doctrina anterior le daba prioridad al fin publicista de la medida cautelar siendo que en la actualidad, dada la moderna corriente garantista del derecho constitucional, algunos autores reclaman una mayor importancia al fin garantista; dado que ésta se centra más en el individuo, que al fin y al cabo, a de ser el centro y razón del proceso. 

 


 Para Juan Monroy, señala que la finalidad concreta de la medida cautelar es asegurar el cumplimiento del fallo definitivo y que la finalidad abstracta consiste en servir de medio a través del cual el órgano jurisdiccional se prestigia, por cuanto la confianza y seguridad de la comunidad en el órgano jurisdiccional, depende del grado de cumplimiento o eficacia que logren los fallos judiciales” 

 

 

LAS PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS DE LAS MEDIDAS CAUTELARES DE ACUERDO PARA FLORENTINO  y CALAMANDREI

 

  1. Provisionalidad

 

La primera cuestión que se señala es la limitación temporal y condicionada de una medida cautelar. Esta característica que se señala como una constante o distintiva de las providencias cautelares,  definiremos como:

 

 provisionalidad es decir, la limitación de la duración de los efectos de estas medidas. Así pues, las mismas difieren, según la opinión de Calamandrei, de todas las otras providencias jurisdiccionales no por la calidad de sus efectos, sino por una cierta limitación en el tiempo de los efectos mismos.

 

 Para Calamandrei da a las providencias cautelares significa lo siguiente: que los efectos jurídicos de las mismas no sólo tienen duración temporal   sino que tienen duración limitada a aquel período de tiempo que deberá transcurrir entre el dictado de la resolución judicial que otorga la medida cautelar y la emanación de otra resolución, que, en la terminología común, en contraposición  a la calificación de cautelar dada a la primera, será considerada como definitiva.

 

 La provisionalidad de las providencias cautelares sería, pues, un aspecto y una consecuencia de una relación que tiene lugar entre los efectos de una resolución inicial (la medida cautelar) y los de otra resolución subsiguiente (la resolución definitiva o sentencia), el inicio de los efectos de la definitiva señalaría la cesación de los efectos de la primera  Cuestión importante de enfatizar es que la provisionalidad de las providencias cautelares no tiene conexión con el modo de formación de la resolución que otorga una medida cautelar.

 

 

En este sentido, se señala que una resolución con naturaleza sumaria –es decir sin calidad de cosa juzgada-- es provisional en la formación, pero definitiva en la finalidad; la medida cautelar, aun en los casos en que se forme a través de un conocimiento judicial pleno, es provisional en el fin.

 

 

  1. Instrumentalidad

 

En este sentido, las medidas cautelares son un instrumento al servicio de la sentencia definitiva. 

 

En este sentido, Calamandrei señala que algunas de las medidas cautelares no tratan de acelerar la satisfacción del derecho controvertido, sino solamente de suministrar anticipadamente los medios idóneos para conseguir que la declaración de certeza, o la ejecución forzada del derecho, se produzcan en condiciones favorables sin resultar afectadas por la lentitud del procedimiento ordinario, en otras palabras, lo urgente no es la satisfacción del derecho sino el aseguramiento preventivo de los medios aptos para determinar que la resolución principal, cuando llegue, sea justa y prácticamente eficaz.

      la medida cautelar puede incluso contemplar la adquisición de los medios de prueba o la indisponibilidad de los bienes que podrán ser a su tiempo objeto de ejecución forzada, pero no decide sobre el fondo del asunto que, en espera de la regulación principal, no es objeto, en ese intervalo, ni siquiera de decisión interina. La instrumentalidad, que es carácter genérico de todas las resoluciones cautelares, resulta en ciertos casos una instrumentalizad.

 

c. Naturaleza jurídica de relación a término

 

La medidas cautelares pueden modificarse a petición de las partes, cuando las circunstancias que les dieron origen se modifiquen. De esta posibilidad de  modificarse por circunstancias sobrevenidas estando pendiente el juicio principal  .Calamandrei señala que pareciera que nos encontramos ante el funcionamiento típico de una condición resolutoria aunque posteriormente aclara que en realidad se trata de una relación a término. más bien como la consecuencia automática de la realización de un evento (resolución principal) que en el momento de la emanación de la medida cautelar ha sido previsto como posible en el porvenir y a la realización del cual ha estado ligada desde el principio la suerte de ésta. Lo que nos llevaría, precisamente, al concepto de condición. Se podría decir, en suma, que el fallo cautelar es la declaración definitiva de la existencia de las condiciones necesarias suficientes para obtener la constitución de una relación jurídica a término, destinada a tenereficacia, , hasta la emanación del fallo principal

 

 

d. Peligro en la demora

 

En este sentido, se busca precisar el concepto partir de la diferencia con otros dos: prevención y urgencia. Así se señala que la protección ordinaria que la  justicia otorga puede tener un objeto preventivo, como en el caso de algunos  interdictos.  En este sentido las medidas cautelares encuentran su ratio en que, mientras a través del proceso ordinario se establecen las condiciones para dictar una sentencia definitiva, se evita que el daño que se prevé cercano se produzca o se agrave durante aquella espera.

 

 En otras palabras, el peligro en la demora es el surgimiento de una afectación al derecho, o el agravamiento del daño ya existente en el momento de interponer la demanda, que es inevitable a causa de la lentitud del procedimiento ordinario. , En este sentido, como se ha señalado, la imposibilidad práctica de acelerar el dictado de una sentencia definitiva, ya que debe desahogarse una serie de etapas del proceso, es la que hace surgir el interés por la emanación de una medida cautelar.

 

 

Es esta demora de la resolución definitiva, considerada en sí misma como posible causa de mayor daño o del agravamiento de este, a la que se trata de hacer frente con una medida cautelar por lo que su contenido puede anticipar provisionalmente los efectos de la sentencia definitiva. De hecho en ámbito de las relaciones jurídicas la lesión del derecho ha tenido ya lugar y la resolución definitiva no puede ya ofrecer otra finalidad que la reintegrativa, la medida cautelar tiene en sí misma una finalidad preventiva, en este caso busca  evitar la agravación del daño que se deriva de la inevitable prolongación del  proceso ordinario y que se sumaría al daño ya existente que motiva en un primer momento recurrir a la jurisdicción ordinaria. Abundando sobre este tema, se señala que la calificación de “cautelares” es la más apropiada para indicar estas providencias, porque es común a todas la finalidad de constituir una cautela o aseguración preventiva contra un peligro que amenaza.

 

 

 

  1. Apariencia de buen derecho

 

Fue definido por Calamandrei. En este tema, señala que cuando se realiza el juicio para determinar la procedencia de una medida cautelar el juez debe establecer la certeza de la existencia del temor de un daño jurídico, esto es, de la existencia de un estado objetivo de peligro que haga aparecer como inminente la realización del daño derivable de la no satisfacción de un derecho. Así pues, como se ha señalado cuando se definió la naturaleza de la  relación, existe un juicio hipotético sobre la existencia del derecho.

 

las dos cuestiones sobre los cuales la resolución que otorga la medida cautelar se fundamenta: 1ª la existencia de un derecho; 2ª el peligro en que este derecho se encuentra de no ser satisfecho o vulnerado. A estos dos puntos debería referirse el conocimiento del juez en vía cautelar. Ahora bien, ¿por qué se señala la necesidad de un juicio hipotético sobre la existencia del derecho y no simplemente se establece que el juez debe determinar la existencia del mismo? Hemos visto ya que las resoluciones cautelares tienen su razón de ser en la celeridad con que pueden evitar el peligro en vía de urgencia, adelantando la resolución definitiva: y si para emanar la medida cautelar fuese necesario un conocimiento completo y profundo sobre la existencia del derecho, esto es, sobre el mismo objeto en relación al cual se espera la resolución principal, valdría más esperar ésta y no complicar el proceso con una duplicidad de investigaciones que no tendrían ni siquiera la ventaja de la prontitud.

 

 

LAS MEDIDAS CAUTELARES EN LOS NUEVOS CÓDIGOS MEXICANOS

 

Los Estados de la Federación, establecieron  la obligación de establecer un nuevo sistema penal acusatorio en las entidades, por lo que se llevo acabo unm foro de discusión  de los temas que afectan a la Justicia  y promovió la elaboración de un Código Modelo del Proceso Penal Acusatorio para los Estados de la Federación con un conjunto de objetivos entre los que destacan:

 

• El optimizar los esfuerzos de los Estados en concretar la reforma.

• Unificar criterios y evitar la dispersión en la implementación (basta considerar como la reforma que establece un sistema integral de justicia para adolescentes ha producido múltiples y divergentes sistemas), y;

• Romper la inercia de creación de normas sin contar con la opinión de las instituciones que serán sus aplicadores.

 

Este código fue aprobado en la Ciudad de Morelia, Michoacán en la reunión nacional de CONATRIB en septiembre de 2008 y se realizó una edición que se distribuyó a nivel nacional. Este código ha servido de punto de partida para la elaboración de múltiples proyectos en el ámbito de los estados y fue redactado siguiendo los desarrollos legislativos de las entidades pioneras en la reforma como Nuevo León, Chihuahua, Oaxaca y Zacatecas.

 

 Por lo que desde el año 2009, se trabajó para sentar las bases del mismo. La propuesta partió de la identificación y análisis de las buenas prácticas y resultados de las legislaciones ya existentes en la materia, particularmente en aquellas entidades federativas que ya contaban con el sistema acusatorio implementado; de los proyectos legislativos expuestos por organizaciones académicas y de los existentes en el Congreso de la Unión; así como de  experiencias exitosas a nivel internacional, especialmente la de los países latinoamericanos que desde hace años implementaron el sistema de corte acusatorio en sus legislaciones.

 

 

El Proyecto fue enviado como iniciativa con proyecto de decreto al Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos por el Presidente de la República el jueves 22 de septiembre de 2011, se inscribe al que ya puede ser señalado como el modelo mexicano de proceso penal acusatorio y representa un avance, en términos generales, dentro de la evolución de la legislación procesal penal posterior a la reforma.

 

Los trabajos para la elaboración de los proyectos de Códigos se iniciaron con base en el denominado Proyecto Tipo que consistía en una recopilación y selección de las mejores prácticas y desarrollos legislativos de América Latina. Así pues, los primeros ordenamientos mexicanos recogen la experiencia derivada de los procesos de reforma a los sistemas de justicia penal en Centro y Sudamérica . Por ello se encuentra en estas primeras legislaciones y con mucha claridad la influencia de los códigos procesales penales de Costa Rica y Chile de los que, en algunos casos, se puede reconocer la transcripción directa de artículos.

 

 

Así pues, la reforma procesal penal en los estados de la Federación encuentra su inspiración inicial en la experiencia de la reforma en América Latina. Proceso que abarca más de dos décadas y que ha tenido resultados dispares. Sin embargo, debe señalarse que han existido dos factores que han modulado sus contenidos y los han modificado para definir lo que se puede llamar una reforma de  características propias: una reforma mexicana. Estos dos factores son por un lado las modalidades y matices que implica el texto de la reforma constitucional  que  es posterior a los códigos de Oaxaca y Chihuahua y por otra parte, la práctica cotidiana en una realidad social marcada por los retos que implica la delincuencia organizada han llevado, también, a establecer modulaciones y matices a los postulados originales de la reforma.

 

POSIBLES MEDIDAS CAUTELARES O CONDICIONES PARA LA LIBERACIÓN

 

se encuentran las siguientes:

• Obligación periódica de reportarse, lo cual impone al imputado a presentarse ante la policía u otra autoridad con intervalos regulares para confirmar su presencia en la zona;

 

• entrega de documentos necesarios para viajar, lo que lo obliga a depositar en la policía su pasaporte y otros documentos necesarios para viajar, evitándose así que salga del país;

 

• obligación de mantenerse alejado, lo que le impide acercarse a la supuesta víctima del crimen, o bien, a cualquier testigo;

 

• toque de queda, obligándolo a permanecer en su casa a determinada hora;

 

• arresto domiciliario y/o monitoreo electrónico, mediante el cual ha de permanecer en su domicilio en todo momento durante el periodo de arresto. El monitoreo electrónico puede usarse en combinación con el arresto domiciliario, para permitir a la dependencia que supervisa recibir un aviso inmediato en caso de que el imputado infrinja la condición de no salir de su domicilio;

 

• participación en un programa para el tratamiento del abuso de sustancias, dirigido a quienes tienen antecedentes de abuso de drogas y/o alcohol, y de cometer delitos  cuando están bajo su influjo.

 

 

EN EL SISTEMA DE JUSTICIA PARA ADOLESCENTES EN  EL ESTADO DE MORELOS

 

Establece estos diez tipos de medidas cautelares entre la liberación previa al juicio bajo responsabilidad personal y la prisión preventiva:

 

• Presentación de una garantía económica suficiente;

• Prohibición de salir del país, la localidad donde reside o el ámbito territorial que fije el juez;

• Obligación de someterse al cuidado o vigilancia de una persona o institución determinada, que informe al juez con regularidad;

• Obligación de presentarse periódicamente ante el juez o la autoridad que éste designe;

• Colocación de localizadores electrónicos, sin que ello implique violencia o lesión a la dignidad o integridad física del imputado;

• arraigo en su domicilio o en el de otra persona, sin vigilancia o con las modalidades que el juez disponga;

• Prohibición de concurrir a determinadas reuniones o de visitar ciertos lugares;

• Prohibición de convivir, acercarse o comunicarse con personas determinadas, siempre que no se afecte el derecho a la defensa;

• Separación inmediata del domicilio cuando se trate de agresiones a mujeres y niños o delitos sexuales, y cuando la víctima conviva con el imputado;

• Internamiento en un centro de salud u hospital psiquiátrico si el estado de salud del imputado lo amerita.

 

 

TRAMITACIÓN  DE LAS MEDIDAS CAUTELARES

 

La tramitación de las medidas cautelares implica que siempre deben ser resueltas en audiencia con presencia de las partes. Para ello el Ministerio Público o la víctima u ofendido, deberán presentar una solicitud fundada y motivada.

 

En la audiencia, una vez escuchadas a las partes, el juez tiene un ámbito de discrecionalidad para imponer una de las medidas cautelares , incluso para imponer una medida diferente a la solicitada, siempre que no sea más grave. Frente a la regla extendida en la mayoría de los Códigos mexicanos de que la prisión preventiva no podrá combinarse con otras medidas cautelares cabría distinguir entre las cautelares personales y las reales puesto que es factible un supuesto en que junto a la prisión preventiva se requiera plantear un embargo precautorio para asegurar la reparación del daño.

 

LOS REQUISITOS FORMALES PARA RESOLUCIÓN QUE IMPONGA MEDIDAS CAUTELARES

 

establecen que deberán señalarse:

 

  • Los datos personales y de identificación del imputado;
  • La enunciación del hecho o hechos que se le atribuyen y su clasificación jurídica, aunque esta puede ser modificada posteriormente;
  • La indicación de la medida y las razones por las cuales el juez estima que los presupuestos que la motivan concurren en el caso;
  • Los lineamientos para la aplicación de la medida, y
  • La fecha en que vence el plazo de vigencia de la medida.

 

Frente a estas resoluciones procede el recurso de apelación, sin que pueda

otorgarse un efecto suspensivo a este recurso Por otra parte, como efecto de la cláusula rebus sic stantibus, inherente a la  resolución con que son dictadas, todas las medidas son revisables cuando, de manera objetiva, las condiciones que justificaron la imposición de una medida cautelar hayan variado.

 

En estos supuestos, las partes podrán solicitar al juez, la revocación, sustitución o modificación de la misma: el juez podrá citar a todos los intervinientes a una audiencia, que deberá llevar a cabo dentro de las siguientes cuarenta y ocho horas a la presentación de la solicitud de revisión, con el fin de abrir debate sobre la subsistencia o variación de las condiciones o circunstancias que se tomaron en cuenta para imponer la medida y la necesidad de mantenerla o no.

En esta audiencia de revisión de la medida cautelar las partes pueden ofrecer datos de prueba para sustentar su petición. Una vez escuchadas las partes el juez resolverá confirmar, modificar o revocar la medida cautelar

 

 

CONCLISIONES

 

 

La regulación de las medidas cautelares es un elemento de la mayor importancia en el diseño del nuevo sistema proceso penal acusatorio y oral mexicano. Su efecto incide directamente en la vida de los ciudadanos sujetos a proceso y su adecuado funcionamiento es uno de los grandes retos del nuevo sistema.  en el ámbito de las medidas cautelares, transformando radicalmente los parámetros que justifican la procedencia de su aplicación y comprensión. En consecuencia, deben de considerarse cuidadosamente los elementos de esta nueva configuración cautelar, con las nuevas  garantía y el principio de inocencia que contempla el nuevo texto de la carta magna y los diversos Tratados Internacionales. En virtud de la integración de dicho principio, por un lado, debemos considerarlo como una regla directamente referida al tratamiento del imputado en el proceso penal, por lo que debemos considerar que el inculpado es inocente hasta que se dicte la sentencia firme que demuestre lo contrario. con la necesidad de proteger a la sociedad, la víctima y el imputado, desde la perspectiva de un proceso penal democrático congruente con los postulados que exige el Estado Constitucional y Democrático de Derecho, en relación con la administración de justicia y el irrenunciable reconocimiento de los derechos consagrados en los Tratados Internacionales de Derechos Humanos.

 

 

 

 

BIBLOGRAFIA:

 

Chacon Rojas, Oswaldo, Las medidas cautelares en el procedimiento penal acusatorio.

 

Morales Brand, José Luis Eloy, Revista Derechos Humanos y Estudios Sociales, año III, No 5, Enero-Junio 2011.

 

Schonteich, Martín, Programas de Medidas Cautelares, experiencias  para equilibrar  presunción de inocencia  y seguridad ciudadana, primera edición, México, , editorial Zitibox. año Agosto, 2010.

 

Ahumada, Alejandra,  los costos de la precisión preventiva en chile, edición Francisco Werth, Santiago  de Chile, diciembre 2008,  

 

 

UNIVERSIDAD AUTONOMA  DE DURANGO

LEEWI CHAVEZ MARTINEZ

MEDIDAS CAUTELARES EN EL SISTEMA ORAL PENAL

 

12 DE MARZO DEL 2014

 

 

UNIVERSIDAD AUTONOMA DE DURANGO

 

 

 

¨CAMPUS ZACATECAS¨

 

 

 

 

 

 

MAESTRIA

 

 

 

EN

 

 

 

AMPARO

 

 

 TEMA

 

 

 

MEDIDAS CAUTELARES EN EL SISTEMA ORAL PENAL

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ALUMNO:

 

LEEWI CHAVEZ MARTINEZ