REFORMAS

11.02.2015 10:33

Dentro de este articulo, quiero compartir con Ustedes opiniones de acuerdo a las reformas estructurales que ha tenido nuestro país en el último sexenio presidencial

Existimos personas que por el hecho de trabajar o dedicarnos a otras cosas, no nos damos el tiempo de poder empaparnos de estas cuestiones que si son trascendentes para la vida de todos nosotros, creyendo que no seremos afectados. Lo poco o mucho que conocemos es gracias a los medios de comunicación, como noticieros, en este caso hasta comerciales, donde buscan el “informarnos”, aunque de formas no muy concluyentes, información controlada por quien la solventa, sin embargo con un poco de criterio nos entra la inquietud de buscar información más verás. Estas formas de buscar el “convencimiento” si es buena o mala la reforma, la realidad es que a corto plazo no hemos visto beneficios, quiero otorgar el beneficio de la duda esperando un largo plazo.

 A mi me parece un pleito de poder, para ver quién puede más, que grupo social o político tiene más gente, el abuso a la gente que menos tiene convenciéndolos con absurdas situaciones, como que le van a quitar la riqueza que por ser mexicanos les corresponde, solo digo, cual riqueza, si en todos los años que tienen jamás han gozado de esa riqueza, jamás han tenido una beca o alguna despensa que sea de las utilidades que le ha dado el petróleo, que es lo más peleado, algunas de estas personas no cuentan ni con los recursos necesarios para tener una vivienda digna o por lo menos “urbanizada”.

Si bien es cierto la expropiación petrolera es un acontecimiento histórico, el cual admiro, se me hace una falta de respeto el lucrar con el personaje del General Lázaro Cárdenas, para sus fines. Es indispensable el aprender a sobrevenir los cambios, todo evoluciona constantemente, a mi ver, jamás va a ser lo mismo la expropiación petrolera a una reforma energética, la cual es indispensable para nuestro país realizarla, nos obligamos de estar a la par de los países petroleros más grandes del mundo, debemos de tener las estructuras necesarias para contar con la competencia, de hacer un análisis, para que la empresa más importante de nuestro México, sea lo que debe de ser, el pilar más fuerte de nuestra economía, las notas son que los gasolinazos se van a terminar, por la competencia, el precio va a ser por la oferta y demanda, la competencia es sana. Otro de los beneficios prometidos es el mejor precio del gas, las amas de casa necesitan la disminución de este costo puesto que es un producto indispensable en el hogar, el cual incrementa día con día. Con la reforma se pretende que este precio sea también parte de la oferta y demanda, al haber mas productores de gas.

Un detalle curioso, si bien lo dijo Lopez Velarde, en la Suave Patria. “El niño Dios te escrituro un establo y los veneros de petróleo el Diablo”. Como lo maneje en un artículo anterior. En todas las décadas el petróleo es el trofeo más poderoso, es la mina de oro de cualquier administración, es la forma de mayor enriquecimiento de muy pocos “no de todos”, es la empresa que cuenta con más burocracia, si bien es cierto la mayoría de las dependencias federales cuentan con una forma de trabajo que ya no es rentable, a diario leemos en redes sociales o escuchamos de nuestros familiares, las irregularidades de los trabajadores de estas dependencias, un ejemplo: el personal del IMSS, Instituto Mexicano del Seguro Social, institución que se encuentra más presente porque existe en todo el país, no como PEMEX, en donde no ha diario acudo para un trámite, el IMSS, cuenta con miles de trabajadores, los cuales gracias a la burocracia, a su política interna, a sus sindicatos, los trabajadores se han convertido en dueños del instituto, olvidándose del primer objetivo de este, en donde en los cubículos vemos la plática de la asistente con el novio, vemos a la gente enferma sin atender mientras se toman el café, vemos como las emergencias no son atendidas porque no se encuentran en el sistema, la salud no es importante en ese momento, horas y horas para ser atendidos, perdemos días enteros en una cita al médico familiar. Lo mismo pasa con la mayoría de las dependencias de gobierno, en donde el hecho de contar con un sueldo “seguro”, no buscan las competencias para una excelencia en el servicio, no cuidan su trabajo como la mayoría de los trabajadores de las empresas privadas, por las competencias y el interés de no perder su trabajo, buscan el ser mejores cada día. Claro esta, lo sabemos todo, IMSS va cuesta abajo, no es posible mantenerlo, sus altos pagos de pensiones no concuerdan con sus ingresos, al IMSS se le tiene que rescatar, se tiene que inyectar de recursos para que siga funcionando. Necesita una reestructura la cual debe de hacerse a la voz de ya.

Pemex se ha convertido en una empresa generadora de recursos para unas cuantas familias, no tengo datos, no he realizado una investigación, es solo lo que vemos, ahora en el caso de la empresa Oceanografía, la cual contaba con contratos millonarios para PEMEX, en donde figuran nombres de empresarios mexicanos millonarios. No creo que esto se deba a porque PEMEX es del pueblo, si de todas formas se contrataban o contratan empresas fuera de Petróleos Mexicanos para el cumplimiento de sus metas y objetivos. Petróleos Mexicanos no cuenta con la infraestructura, por ello se contrataban empresas externas que brindaban servicios con los cuales no se cuentan. No es necesario el tener una investigación de la Secretaría de Economía, pero si sabemos que en las últimas décadas el ingreso económico que da el petróleo a nuestro Estado Mexicano ha ido disminuyendo año con año, se sigue vendiendo la misma cantidad de barriles, fugas y fugas de dinero, de petróleo, de recursos naturales que no cualquier país tiene, tubería clandestina para el robo desmedido de este liquido que cuesta millones y millones su extracción de nuestros suelos. Liquido llamado Oro negro, dinero liquido, porque no podemos beneficiarnos de él. Si es nuestro. Sin duda el negocio perfecto, un contrato de Pemex y tenemos la vida resuelta. Si bien es cierto tendremos que renovar varios puntos en la agenda, pero debemos comenzar con algo.

Empecemos a que nuestra economía no solo sea el petróleo.

 

Lic. Rubí Deyanira Juárez Correa

Maestría en Amparo

Universidad Autónoma de Durango

Campus Zacatecas