SUSPENSION DEL ACTO RECLAMADO

18.05.2015 11:12

RESUMEN

Entonces la Suspensión del Acto Reclamado es una Institución de suma importancia en el trámite del Amparo Indirecto. Mediante ésta, a solicitud del quejoso o bien de oficio, el Juez de Distrito ordena a la responsable mantener las cosas en el estado que guardaban al interponerse la demanda, con el propósito de que se preserve la materia del Juicio y el acto no quede irreparablemente consumado durante el Juicio. Por eso es importante conocer que es la Suspensión en sus dos aspectos de oficio y a petición de parte, de acuerdo con los numerales 125,126, 127 128 Y129 de la Ley de Amparo. Así mismo cual es el procedimiento de tramitación del llamado Incidente de Suspensión, incluyendo sus diversas etapas y recursos que proceden

 

Al nacer el juicio de amparo en México, no existía conciencia nacional respecto de esta institución, menos para la suspensión del acto reclamado. En el proyecto de Constitución Política de la República Mexicana de 16 de junio de 1856, en el artículo 102, se dice que toda controversia que se suscite por leyes o actos de autoridad que violaren las garantías individuales o de la federación que vulneren o restrinjan la soberanía de los estados, o de estos cuando invadan la esfera de la autoridad federal, se resuelve, a petición de la parte agraviada, por medio de una sentencia y de procedimientos y formas de orden jurídico, ya por los tribunales de la federación exclusivamente ya por estos juntamente con los de los estados, según los diferentes casos que establezca la Ley Orgánica; pero siempre de manera que la sentencia no se ocupe sino de individuos particulares y se limite a protegerlos y ampararlos en el caso especial sobre el que se verse el proceso, sin hacer ninguna declaración general respecto de la Ley o acto que la motivaré.  Tampoco se dice nada de la suspensión del acto reclamado en la Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos del 5 de febrero de 1857, pues el artículo 102 sólo se refiere al juicio de amparo, sin referirse a la dicha suspensión.

 

Ya en la constitución de 1917 aprobada se dice en el artículo 107 fracción X que los actos reclamados podrán ser objeto de suspensión en los casos y mediante las condiciones y garantías que determine la ley, para lo cual, se tomarán en cuenta la naturaleza de la violación alegada, la dificultad de reparación de los daños y perjuicios que puede sufrir el agraviado con su ejecución, los que la suspensión origine a terceros perjudicados y el interés público.

 

Nacen con la interpretación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y concretamente con el criterio  Ignacio L. Vallarta, quien imprimió la suspensión del acto  mientras que la Constitución de 1917 es una mera fuente de derecho.

LA SUSPENSIÓN DE LOS ACTOS RECLAMADOS EN LA JURISPRUDENCIA.

La Corte,  en la sentencia de 31 de enero de 1789, que los jueces federales deben observar reglas que “aunque no expresadas en la ley”, si se deducen de su espíritu y del objeto y fin del juicio de amparo he aquí, el nacimiento de la suspensión; que se reputa inconstitucional el acto reclamado y es una verdad provisional para los efectos del incidente de suspensión de dicho acto reclamado.

Alto Tribunal Federal de Justicia en su actual Jurisprudencia actúa movido por tal razón jurídica:

Jurisprudencia 186  Suspensión.- Sus efectos no pueden abarcar actos distintos de los que fueron materia de ella.”Jurisprudencia No 1043  Suspensión.- Al resolverse ella, no deben tenerse en cuenta los derechos que comprobaron el quejoso o el tercero perjudicado, porque esto constituye la materia de la sentencia del juicio constitucional, sino simplemente debe analizarse si se llena los requisitos que exige la le para que sea concedida la suspensión”. Jurisprudencia No 189:“Suspensión.- Al resolver sobre ella, no pueden estudiarse cuestiones que se refieran al fondo del amparo”.

 

Jurisprudencia No 1052: “Suspensión.- No basta para decretarla, que el quejoso afirme que se trata de un caso.

Para entender el  ACTOS RECLAMADOS tendremos que definirlo según

Ignacio Burgoa da su concepto de la suspensión en el juicio de amparo es aquel proveído judicial creador de una situación paralizador o cesación, temporalmente limitada, de un acto reclamado de carácter positivo consistente en impedir para lo futuro el comienzo o iniciación, desarrollo o consecuencias de dicho acto, a partir de la mencionada paralización o cesación, sin que invaliden los estados o hechos anteriores a éstas”.

 

Para Margarita Yolanda Huerta Viramontes dice  considerando únicamente los efectos y el objeto de la suspensión de los actos reclamados en el juicio de amparo, creemos, que ésta, es la paralización de los mismo, sujeta a varias condiciones resolutivas y, que tiene por objeto conservar la materia del juicio de garantías, así como, evitar al quejoso los daños y perjuicios de imposible o difícil reparación que le ocasionaría la ejecución de los referidos actos”.

 

CLASES DE LA SUSPENSIÓN DE LOS ACTOS RECLAMADOS

Existen dos tipos de suspensión:

La suspensión de oficio se decretará de plano en el mismo auto en que el juez admita la demanda, comunicándose sin demora a la autoridad responsable para su inmediato cumplimiento. Tal medida se otorgará en los siguientes casos:

Artículo 126 de la ley de amparo. La suspensión se concederá de oficio y de plano cuando se trate de actos que importen peligro de privación de la vida, ataques a la libertad personal fuera de procedimiento, incomunicación, deportación o expulsión, proscripción o destierro, extradición, desaparición forzada de personas o alguno de los prohibidos por el artículo 22 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como la incorporación forzosa al Ejército, Armada o Fuerza Aérea nacionales. En este caso, la suspensión se decretará en el auto de admisión de la demanda, comunicándose sin demora a la autoridad responsable, por cualquier medio que permita lograr su inmediato cumplimiento. La suspensión también se concederá de oficio y de plano cuando se trate de actos que tengan o puedan tener por efecto privar total o parcialmente, en forma temporal o definitiva, de la propiedad, posesión o disfrute de sus derechos agrarios a los núcleos de población ejidal o comunal

 

LOS EFECTOS DE LA SUSPENSIÓN DE OFICIO.

Naturalmente la suspensión de oficio no es definitiva e inmodificable pues el juez queda facultado para revocar o modificar en tanto no se pronuncie la sentencia de fondo. Ello derivado a causas supervinientes durante la secuela del procedimiento que vengan a desvirtuar los fundamentos que tuvo el juzgador para concederla.

Tal como se ha comentado, los efectos de la suspensión son paralizadores (bien sea en la suspensión provisional o definitiva), dejando las cosas en la situación en la cual se encuentren a fin de poder cumplir con las dos finalidades a saber;

1. Proteger al gobernado de las consecuencias que en su perjuicio le pueda ocasionar el acto reclamado dentro de sus derechos fundamentales en tanto se resuelve en la sentencia definitiva si se concede el amparo o no.

2. Dejar subsistente la materia del juicio de amparo en tanto se pronuncia, o de lo contrario al no suspenderse el acto reclamado, durante la secuela del procedimiento, éste se consumaría de manera irreparable dejando en consecuencia sin materia de fondo el mismo juicio de garantías ocasionando que se sobresea por falta de sustancia.

Vale la pena hacer una distinción entre actos reclamados que tengan como objeto la privación de la libertad en perjuicio de la libertad de tránsito, entre aquellos actos que tienen una causa penal y aquellos como los arrestos administrativos decretados por autoridad judicial civil como medida de apremio y por el ministerio público o juez cívico en su caso, pues el efecto es dejar en libertad al quejoso en tanto se pronuncie la sentencia concediendo el amparo o negándolo.

En el caso de que el acto reclamado sea un auto de formal prisión por un delito que la ley no señale como grave, el efecto de la suspensión será restituir la libertad al agraviado, si estamos ante la presencia de un delito calificado por la ley como grave, el efecto consiste en dejar al quejoso a disposición del juez federal por conducto de la propia autoridad responsable.

Si en el caso de los arrestos administrativos, una vez substanciado el juicio en todas sus etapas, se negare el juez o autoridad administrativa quedan facultados para imponer las 36 horas de arresto al quejoso.

 

TRAMITACIÓN DE LA SUSPENSIÓN DE OFICIO.

La concesión de plano,  no existe la suspensión provisional ni la definitiva, ni se forma el incidente respectivo separado del expediente principal.

El otorgamiento de la suspensión de plano en los casos en los cuales de conformidad con la ley sea procedente, no debe ser condicionado a determinada conducta por parte del quejoso como el otorgamiento de fianza como sucede en los casos de la suspensión a petición de parte.

En cuanto al auto que ordene la suspensión de oficio cuando no proceda o bien cuando sea procedente no se otorgue, cabe el recurso de revisión, resolviendo el Tribunal Colegiado correspondiente.

 

A PETICIÓN DE PARTE AGRAVIADA. Requisitos para ser decretada.La suspensión a petición de parte queda sujeta a determinados requisitos para que se conceda, éstos son; requisitos de procedencia y requisitos de efectividad.

 

Los primeros están constituidos por aquellas condiciones que deben reunir para que surja la obligación jurisdiccional de conceder la suspensión, los segundos implican aquellas exigencias legales que el agraviado debe llenar para que surta sus efectos la suspensión concedida.

El primer requisito de procedencia consiste en que el acto reclamado sea cierto, entendiéndose por él, cuando se pueda comprobar en la audiencia incidental desvirtuando de ese modo el informe previo que lo niega. De no comprobarse el acto reclamado la resolución decretada aludirá a no contar con materia para decretar la suspensión del acto reclamado.

 

La segunda de estas es que sea susceptible de ser suspendida, es decir, que no se trate de actos meramente negativos y/o que se encuentren consumados, ya que los principales efectos de la suspensión son paralizadores, dejando las cosas en las condiciones en las que se encuentran al ser concedida, ya que la suspensión no puede tener efectos restitutivos como si se tratase de la sentencia de fondo.

La tercera de las condiciones de procedencia consiste en que la suspensión del acto reclamado no contravenga disposiciones de orden público o de interés social.

El quejoso puede solicitar la suspensión del acto reclamado desde el escrito de demanda o en cualquier estado del procedimiento en tanto no se haya decretado la sentencia definitiva y sea subsistente el acto reclamado observando los mismos requisitos de procedencia que se señalaron con antelación.

En cuanto a los requisitos de efectividad, que implican exigencias legales posteriores a la concesión de la suspensión estamos ante la presencia de las garantías que el quejoso y en su caso la contragarantía que el tercer interesado otorguen para que la suspensión surta sus efectos o en su caso deje de surtirlos.

Es importante anotar que para que en los casos en los cuales haya de exigirse garantía bastante para que proceda la efectividad de la suspensión del acto reclamado, debe existir dentro del proceso el sujeto con las características de tercer interesado, puesto que de no existir tal sujeto con tal cualidad, resultaría improcedente fijar la caución de mérito para que la medida suspensional resulte efectiva.

LA SUSPENSIÓN PROVISIONAL DEL ACTO RECLAMADO.

Procede solo cuando existe peligro inminente de que se ejecute el acto reclamado con notorios perjuicios para el quejoso, caso en el cual el Juez de Distrito, con la sola presentación de la demanda de amparo, puede ordenar, en el mismo auto admisorio, que las cosas se mantengan en el estado que guarden hasta que se notifique a la autoridad responsable la resolución que dicte sobre la suspensión definitiva, tomándose las medidas que se estimen convenientes para que no se defrauden derechos de tercero y se eviten perjuicios a los interesados.

 

Luego, la suspensión provisional implica la paralización del acto reclamado únicamente en tanto se resuelve si es o no procedente la suspensión definitiva, y para que ella se otorgue además de los requisitos que deben satisfacerse para que se conceda la suspensión a petición de parte — artículo 124 de la Vieja Ley de Amparo — es necesario que se cumplan dos exigencias más: que se presente un peligro inminente de que se ejecute el acto reclamado y que tal ejecución pueda causar notorios perjuicios al quejoso.

 

Cabe señalar que, por regla general, la suspensión provisional la concede discrecionalmente el juzgador de amparo; sin embargo, en tratándose de la restricción a la libertad personal fuera del procedimiento judicial, el Juez está obligado a concederla, pero en todo caso debe tomar las medidas de aseguramiento que estime pertinentes.

Entonces apuntamos que la suspensión provisional se dicta en el juicio de amparo indirecto cuando haya sido solicitada por el agraviado.

Es discrecional e independiente de la sentencia interlocutoria que resuelva sobre la suspensión definitiva en virtud de que se sustenta en la naturaleza del acto reclamado sólo con las vertientes que se desprenden del escrito en el cuales se solicita.

SUSPENSIÓN DEFINITIVA.

Con lleva la tramitación de un incidente que concluye con una resolución en la que el Juez de Distrito ordena a la autoridad responsable que mantenga las cosas en el estado en que se encuentren durante el tiempo que lleve la tramitación del juicio.

La formación de un cuaderno especial e independiente del cuaderno principal radica en que lo que el quejoso argumentó dentro del cuaderno principal no influye dentro del cuaderno incidental por tratarse de cuestiones diversas aún cuando guarden relación entre sí.

Ahora bien, este cuaderno incidental se forma por duplicado en el entendido de que si de ser necesario se promueve durante la tramitación del incidente algún recurso de queja o de revisión, uno de los cuadernillos será remitido al Tribunal Colegiado y el segundo quedara ante el juez de distrito en virtud de que este no pierde su jurisdicción pudiendo revocar la determinación de otorgar la medida cautelar en comento.

Tal como se ha comentado, la suspensión oficiosa no conlleva la formación de este cuaderno incidental, lo que se desprende de la naturaleza misma de ese acto en cuestión resolviéndose desde el propio auto de admisión de demanda.

 

La suspensión en los casos que pueden ser ocasionados daños o perjuicios a un tercero. Procedencia de la contra garantía por parte del tercero. Procedimiento para la exigibilidad de la garantía y contra garantía.

La garantía y, en su caso, la contragarantía, son factores determinantes de la eficacia de la suspensión.

 

La garantía consiste en la caución que el quejoso debe exhibir  dentro de los cinco días siguientes al en que se le notifica la resolución que concede la suspensión  para que esta surta efectos.

 

La garantía que ha de otorgarse en los casos de que sea requisito para la efectividad de la suspensión del acto reclamado puede otorgarse por cualquiera de los medios siguientes:

• Mediante fianza, celebrando al efecto un contrato con compañía afianzadora exhibiendo al juzgado el contrato respectivo. En la fianza la persona el fiador se obliga con todo su patrimonio. Los derechos y obligaciones que con motivo de la fianza surgen, están regulados por el Código Civil y la Ley de Instituciones de Fianza.

• Mediante hipoteca. Los derechos y obligaciones que con motivo de la hipoteca surjan quedan supeditados a las disposiciones del Código Civil. En este caso debe exhibirse al juzgado el título respectivo, el cual en caso de ser procedente, será entregado al efecto de que pueda ejercitarse para su cobro la acción hipotecaria ante la autoridad competente.

• Prenda

• Depósito.

En términos generales, la garantía debe exhibirse cuando:

• El acto a suspenderse derive de un procedimiento penal y afecte las defensas del quejoso, caso en el cual, de conformidad con el artículo 124 Bis de Antigua la Ley de Amparo, si se trata de actos derivados de un procedimiento penal que afecten la libertad personal, el Juez de amparo debe fijar el monto de la garantía en atención a: a) la naturaleza, modalidades y características del delito que se impute al quejoso; b) la situación económica del quejoso; y, la posibilidad de que el quejoso se sustraiga a la acción de la justicia. 

• Con la suspensión se puedan ocasionar daños o perjuicios a tercero, supuesto en el que la garantía debe ser bastante para reparar el daño e indemnizar los perjuicios que con la suspensión se ocasionen si no se obtiene sentencia favorable.

 

Por su parte, la contragarantía consiste en la caución que el tercero puede exhibir para dejar sin efectos la suspensión, y ésta, en términos de lo previsto por el artículo 126 de la Antigua Ley de Amparo tiene que ser bastante para restituir las cosas al estado que guardaban antes de la violación de garantías, y para pagar los daños y perjuicios que sobrevengan al quejoso en el caso de que se le conceda el amparo. Además, para que surta efectos esta contragarantía es necesario que el tercero cubra, además, el costo de la garantía que hubiese otorgado el quejoso y que no se esté en el supuesto de que de ejecutarse el acto reclamado quede sin materia el amparo.

 

De conformidad con la ley, la contragarantía debe cubrir la que el quejoso hubiere otorgado lo cual podrá incluir las primas pagadas o en su caso los gastos de escrituración y registro de hipotecas otorgadas como garantías así como los gastos de inscripción o cancelación.

 

En materia penal, las garantías tienen como finalidad que el indiciado no se sustraiga de la acción de la justicia y en su caso se cubran las cantidades correspondientes a la reparación del daño. Ahora bien, en cuanto efectividad de la garantía, esta se promueve en la vía incidental dentro de otro incidente dentro del mismo incidente cuando se haya dictado la sentencia definitiva y dentro de un lapso de seis meses o de lo contrario el garantista puede solicitar la devolución de las garantías otorgadas.La acción incidental para exigir la efectividad de las garantís otorgadas se realiza en los casos en los cuales las resoluciones definitivas hayan sido favorables a quien exige la efectividad de la caución.

CONCLUSIONES:

El amparo es el Juicio por medio del cual se impugnan los actos de autoridad, violatorios de las garantías constitucionales, así como los actos que restrinjan la soberanía de los estados, por lo tanto es uno de los juicios más importantes, pues en él se da solución a controversias constitucionales, en cuanto a cuestiones que no son del orden común, si no que va encaminada a proteger la libertad individual o patrimonial de las personas cuando han sido violentadas por alguna autoridad. Es por ello que el amparo enmarca gran importancia para el estado de derecho, pues es el juicio que representa la defensa de aquel que a sido atacado en alguna de sus esferas sociales y que para obtener el respeto de las garantías que le brinda la constitución hace valer su derecho mediante este juicio, por el cual se otorga la posibilidad de aclarar alguna resolución que haya ido en contra de sus intereses y/o derechos como individuo. Todo lo anterior sostiene pues, que la Suspensión del Acto Reclamado, permite al sentenciado hacer uso de sus derechos individuales que le otorgan certeza y seguridad jurídica ante hechos que contravienen sus intereses cualquiera que estos sean y es un asunto de los más difíciles y delicados a los que se enfrenta el juez dentro del juicio de amparo, ya que entrará a uno de los ámbitos más espinosos y complicados del juicio constitucional, pues para resolver como la ley lo establece debe entrar al estudio primeramente de las causales de improcedencia y al no existir estas, hacer una valoración pormenorizada de todos y cada uno de los elementos en los que se basó la autoridad señalada como responsable para llegar a su decisión final que es la sentencia y que finalmente se señala como acto reclamado cuando un individuo se ve afectado por dicha determinación.

 

 

LEEWI CHAVEZ MARTINEZ